Venezuela, cada vez más aislada del mundo

Los carteles anuncian la partida del último vuelo de Avianca desde Caracas. EFE

Venezuela, cada vez más aislada del mundo

Delta y Avianca dejan de operar en Venezuela, en tanto que por la inestabilidad política Iberia y Air France suspenden los vuelos programados para este domingo

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

29/07/2017 - 17:25h

La grave crisis política, económica y social de Venezuela hunde al país en el aislacionismo. Ya hay nueve aerolíneas que dejaron de operar en el Estado sudamericano, un listado que en el que Avianca y Delta se han incorporado en los últimos días.

Este domingo el gobierno de Nicolás Maduro convocó a votar para una Asamblea Nacional Constituyente, una iniciativa que la oposición califica de fraudulenta. Los tres meses de protestas y represiones han dejado un saldo de 108 muertos, y por el peligro de inestabilidad en la jornada las compañías Iberia y Air France decidieron suspender los vuelos programados para este domingo.

En el caso de la aerolínea española, la ruta Madrid-Caracas-Madrid se retomará el 2 de agosto, y a los clientes afectados se les ofrecerá la posibilidad de viajar en otras fechas, el reembolso o la reubicación en otras compañías.

En cuanto a Air France, el próximo vuelo desde París saldrá el 1 de agosto, y las autoridades de la línea francesa tomaron la decisión el día después de que el gobierno de EEUU ordenara a los familiares de su cuerpo diplomático que abandonen Venezuela.

Avianca suspende las operaciones tras 60 años

Avianca, que durante 60 años ha unido los principales destinos de Colombia con Venezuela, ha dejado de volar a este país. En un principio se pensaban cancelar los servicios desde el 16 de agosto, pero la empresa decidió adelantar la suspensión que tiene carácter de “indefinida”.

Los motivos de la colombiana son “las dificultades que viene presentando la operación aérea” en Venezuela, y a los pasajeros que tenían reservas posteriores al 16 de agosto se les ofrece el reembolso de sus pasajes.

Avianca contaba con dos vuelos diarios al aeropuerto de Maiquetía (Caracas), y la desaparición de la conexión con Bogotá complicará las conexiones que los ciudadanos venezolanos realizaban para dirigirse a otros destinos.

Delta se va en septiembre

Delta seguirá operando en Venezuela 45 días más, y el 17 de septiembre desde Caracas saldrá el último avión con destino a Atlanta. En un principio era un rumor por la filtración de una carta interna, pero por las redes sociales la aerolínea confirmó la decisión de dejar de volar.

 

 

Ya en 2014 la aerolínea norteamericana había reducido sus vuelos diario a uno semanal, y en este caso, la suspensión se debe a “la inestabilidad del mercado”, según se precisó en una nota interna.

El éxodo que no cesa

Además de Delta y Avianca, las otras aerolíneas que han dejado de operar son United Airlines, Dynamic Airways, Gol, Tiara Air, Latam, Aeroméxico, Lufthansa, Alitalia y Air Canada. Las que siguen, como las citadas Iberia y Air France, son Air Europa, TAP Portugal, American Airlines, Turkish Airlines, Aerolíneas Argentinas, y las regionales Copa (Panamá), Tame (Ecuador), Latin American Wings (Chile) y Cubana (Cuba).

En muchas de ellas, las frecuencias se han reducido drásticamente, hasta un solo vuelo semanal, y algunas han dejado de operar en ciudades como Maracaibo o Valencia.

Reclamo de IATA

Uno de los principales problemas que enfrentan las aerolíneas es la insistencia del gobierno en retener las ganancias de las empresas. La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) ha instado al Gobierno que repatrie los 3.249 millones de euros que pertenecen a las aerolíneas. Este reclamo también es esgrimido por Iberia, que acusa al gobierno de Maduro de no devolver 200 millones de euros de la empresa. 

Según esta organización, "Venezuela, desafortunadamente, está desconectándose del mundo en cuanto a la conectividad aérea”, y acusó que el Gobierno mantiene un sistema de venta de combustible en dólares que perjudica a las aerolíneas internacionales.

"En muchos lugares del mundo hemos visto que, cuando los gobiernos aplican un marco regulatorio diferente al establecido a nivel internacional, los pasajeros y la industria sufren. Y es el caso de Venezuela”, dijo el vicepresidente regional de para Latinoamérica de la IATA, Peter Cerdá.