Vueling pondrá freno a su crecimiento febril

Un A321 de Vueling con su tripulación.

Vueling pondrá freno a su crecimiento febril

La aerolínea moderará su ambición por progresar a doble dígito y se centrará en potenciar la temporada invernal para evitar los picos desmedidos en verano

Carles Huguet

BARCELONA

04/10/2016 - 09:00h

Un crecimiento del 19% en el verano de 2015, un 18% en los primeros seis meses de 2016, un 15% en 2014 y así, de forma ininterrumpida, desde hace una década. "El tamaño sí importa", retaba Vueling en sus publicaciones corporativas. Un argumento para expandirse y expandirse sin parar. Hasta que este verano vio que quizás lo había demasiado rápido, con una operativa tensionada hasta el límite.

Es la explicación que pilotos, tripulación y empleados de la aerolínea explican para justificar los retrasos acumulados en la pasada temporada alta. Por ello, la compañía pondrá el freno. Crecer, sí; pero no a toda costa. Según explican fuentes internas, acrecentarse a un ritmo por encima del 10% ya no será una obsesión como sí lo era hasta ahora. Un desarrollo que había olvidado algunas inversiones en materia de gestión y dinamización de los vuelos.

Mientras, la operadora presidida por Javier Sánchez-Prieto también reducir distancias entre los flujos de tráfico de las temporadas estivales e invernales. A sabiendas de que el factor vacacional siempre impulsará la demanda hacia los meses de junio, julio y agosto, la compañía ya busca alternativas. Una de ellas, mandar, desde este mismo octubre, cuatro aviones con sus comandantes y TCPs a volar bajo la vietnamita Jetstar Pacific.

Si bien antes del verano ya se vislumbraba una relación más cordial que con las anteriores administraciones, los comandantes sólo adivinaban palabras y no gestos en firme

La maniobra quiere evitar los picos de usuarios en momentos muy puntuales, que pueden tensionar la operativa tanto por culpa de las aeronaves como el número de personal. En esta línea, el sindicato de pilotos SEPLA --tradicionalmente beligerante-- celebra la renovada comunicación con la nueva dirección.

Si bien antes del verano ya se vislumbraba una relación más cordial que con las anteriores administraciones, los comandantes sólo adivinaban palabras y no gestos en firme. Ahora, ya se atreven a poner ejemplos. "Se han concedido todas las reducciones de jornada solicitadas, cosa que años atrás no pasaba y que permitirá que haya más pilotos en la empresa", celebra un portavoz.

Para empezar, Vueling debe encontrar un nuevo director de estrategia, tras el cese de Fernando Estrada a finales de septiembre

Además, se espera una renovación en la organización. Para empezar, Vueling debe encontrar un nuevo director de estrategia, tras el cese de Fernando Estrada a finales de septiembre. Caras nuevas que, según cuentan en el sector, llegarían con un perfil más internacional que las últimas incorporaciones, aterrizadas desde Iberia Express

Las novedades no sólo afectarán al Comité de Dirección, donde el director comercial, David Garcia, es el más veterano, con solo 13 meses de experiencia en el cargo. En el entramado de la aerolínea también se producirán cambios menos mediáticos. El primero, ya fue confirmado por la propia compañía: El relevo en la dirección de revenue --quien fija los precios de los billetes--, con Iliana Cruz, con recorrido en KLM, Air Baltic y Lot, en lugar de Francesc Paloma.