Los agentes de viajes se enfrentan a la Generalitat

Una agencia de Halcón Viajes. | EFE

Los agentes de viajes se enfrentan a la Generalitat

La patronal del sector alerta de la desaparición de su figura en la ley de turismo, que pasará a depender de consumo

Carles Huguet

BARCELONA

16/12/2016 - 07:55h

Aprobar una ley sin alegaciones es misión imposible en Cataluña, y más si se trata de la que acompañará los Presupuestos de la Generalitat. Un auténtico cajón de sastre que abrirá la puerta a Airbnb y sacudirá a las agencias de viajes, que pasarán de ampararse bajo la normativa turística a acogerse a la legislación de consumo. La decisión ha puesto en pie de guerra a las compañías que aseguran estar dispuestas a ir “hasta el final” contra el texto.

Según explican fuentes de la dirección general de Turismo, el gobierno quiere seguir los estándares europeos en un sector liberalizado desde hace años. El único requisito de entrada que se mantiene es en la venta de viajes combinados: los agentes de viajes deben presentar una póliza de seguros para indemnizar a los clientes en caso de quiebra.

Ahora, la Generalitat quiere trasladar al sector de la ley de turismo y englobarla dentro de consumo, pues el seguro solamente va dirigido a los usuarios. No se aplica en caso de impagos a aerolíneas y hoteles. Turismo simplemente mantendría un registro con las compañías dadas de alta bajo la denominación.

La Asociación Corporativa de Agencias de Viajes Especializadas (ACAVE) se ha tomado el cambio de paraguas como una afrenta. La patronal del sector ya ha presentado alegaciones a la supresión de la figura y ultima los trámites para reunirse con todo el arco político con tal de encontrar apoyos a la causa.

"Iremos hasta el final", advierte ACAVE

“Iremos hasta el final”, advierte Martí Sarrate, presidente de la asociación, en una conversación con Cerodosbé. El directivo lamenta el “limbo” en el que pueden quedar varias normativas como el convenio colectivo por el que se rige este tipo de empresas. “Se trata de un pecado mortal”, avisa.

De este modo, las agencias de viajes pasarían de ser un actor turístico a una empresa más, un paso que ya se inició con la liberalización del sector. El traslado diluirá la fuerza de los intermediarios y su capacidad para ejercer de lobby al agruparse en la misma bolsa que el resto de compañías catalanas.

La liberalización del sector tuvo lugar con la directiva Bolkestein, de alcance europeo, con más de un lustro de implementación de España. Hasta ahora, sólo la venta de paquetes conjuntos (transporte + alojamiento) era competencia de la dirección general de Turismo. "Cualquiera puede vender billetes de avión o habitaciones hoteleras", reconocen en el sector. Sin embargo, "el cambio no variará las facilidades o dificultades para abrir una agencia, simplemente el pago de la póliza deberá ser a consumo", tranquilizan en la Generalitat.