Airbnb pone la mira en la mayor cadena hotelera del mundo

La plataforma Airbnb busca la expansión en el sector premium de las viviendas turísticas.

Airbnb pone la mira en la mayor cadena hotelera del mundo

Airbnb estaría dispuesta a pagar 1.000 millones por los apartamentos vacacionales de Wyndham Europe

Equipo Cerodosbé

BARCELONA

07/11/2017 - 13:56h

turismo, y tras la compra de Luxury Retreats en febrero, ahora dirige sus cañones al mayor grupo hotelero del mundo: Wyndham.

Esta compañía cuenta con un inventario de 110.000 propiedades de lujo en Europa que son administradas por la filial Wyndham Europe Rentals. La empresa norteamericana tiene la intención de desdoblarse en dos compañías: una que lleve adelante el negocio de los hoteles y otra a cargo de los alquileres de apartamentos turísticos.

En la ronda de ofertas para adquirir la cartera europea sobresale la intención de Airbnb, que según Bloomberg, estaría dispuesto a pagar hasta 1.000 millones de dólares por Wyndham Europe. Tanto la plataforma de alojamientos como el grupo hotelero declinaron opinar sobre el tema, pero fuentes confidenciales citadas por este medio deslizaron que habría otras firmas de inversión interesadas en comprar este portfolio. Inclusive Airbnb podría asociarse con alguna de ellas para presentar una oferta conjunta, indicaron.

Un mejor negocio

Las viviendas turísticas, sean exclusivas o de gama media, son más interesantes para la plataforma y los grupos empresariales porque tienen una rentabilidad más alta que la gestión de las habitaciones de hotel.

Con esta propuesta Airbnb busca reforzar su competencia contra Booking o Expedia, en su búsqueda de ofrecer una mayor variedad de alojamientos, y así poder desprenderse de la etiqueta de una plataforma con habitaciones u hoteles de bajo coste.

Wyndham Europe cuenta con un catálogo de miles de viviendas en el continente, desde Chipre o Croacia hasta Gran Bretaña, Suiza u Holanda. En España, la mayoría de sus alojamientos se encuentran en Barcelona, Madrid, Canarias y Baleares. Desde el año pasado ha pisado el acelerador y aumentó su catálogo con la compra de Friendly Rentals, Dazy Resorts y Wimdu, la plataforma que competía con Airbnb en Alemania.