Alemania prohíbe Uber en todo su territorio

Alemania prohíbe Uber en todo su territorio

Un juzgado advierte que el incumplimiento de la medida será multado con 25.000 euros

Redacción

Madrid

02/09/2014 - 14:14h

Taxista durante la huelga de junio en Madrid contra Uber
La aplicación Uber, considerada como el estandarte de la economía colaborativa para sus usuarios y como un fraude de ley para los taxistas, ha recibido un duro golpe. La Audiencia Provincial de Fráncfort ha prohibido el uso de la aplicación que conecta conductores de vehículos particulares con pasajeros. Uber no podrá ser utilizada en toda Alemania de forma temporal.

La decisión da la razón a la cooperativa de taxistas en Alemania que ha demandado a Uber por permitir que conductores sin la licencia de transporte de pasajeros puedan competir con los servicios de taxis.

La cooperativa de taxis alemana Dieter Schlenker ha desmentido que la aplicación sea un nuevo paradigma de la nueva economía y asegura que detrás de la empresa se encuentra el capital millonario de Goldman-Sachs y Google.

Varios tribunales alemanes ya habían prohibido el uso de la aplicación en Hamburgo y Berlín. "Es una decisión de todo menos progresista", aseguró el portavoz de Uber en Alemania, Fabien Nestmann.

Los conductores profesionales critican que la aplicación gane dinero sin ningún tipo de inversión en vehículos y sin responsabilidad sobre lo que pueda ocurrir con el transporte de pasajeros. El tribunal le ha dado la razón al menos de forma temporal.

Los representantes de Uber en Alemania han anunciado que recurrirán la decisión judicial. Los colectivos de taxistas se han movilizado este verano en toda Europa contra la aplicación que permite compartir coche dentro de la ciudad por un pequeño coste. Las protestas paralizaron el servicio de taxi en Madrid, Barcelona, París, Milán y Berlín.

La Guardia Urbana de Barcelona tiene órdenes de multar con 4.000 euros a los usuarios que utilicen Uber, según una medida anunciada en julio pasado. La asociación Taxi.eu, que agrupa varias centrales de taxis europeas, animó a seguir el camino judicial en otros países.