Amadeus mira con ganas a Airbnb

Amadeus mira con ganas a Airbnb

La compañía tecnológica no descarta una alianza con las plataformas de alquiler de viviendas y habitaciones turísticas

Cerodosbé - Europa Press

Barcelona

24/06/2016 - 14:22h

Luis Maroto, managing director of Amadeus. / Europa Press

Amadeus quiere ampliar su campo de acción, y en la búsqueda de sectores aliados le tiende la mano a la economía colaborativa. Su consejero delegado, Luis Maroto, dijo que Airbnb “podría estar en el futuro de Amadeus”, además de otras plataformas de alquiler de viviendas y apartamentos turísticos.

El ejecutivo de la empresa tecnológica recordó que su firma ya fue accionista en España de Cabify, además de haber realizado una inversión en la estadounidense BookingPal.

Maroto recordó que las empresas como Airbnb ya cuentan con su propia tecnología, similar a la de los buscadores on line, por lo que ve una integración sencilla para los servicios que puedan necesitar.

El consejero delegado puntualizó que la compañía trata siempre de tener contenido disponible para que los usuarios puedan buscar la mejor combinación del viaje y en esta cadena de valor, "los apartamentos turísticos son una parte del sector que está creciendo" y ya están llegando a acuerdos comerciales y buscando socios

En Amadeus no temen al "brexit"

En Amadeus creen que en un corto plazo no habrá “ningún impacto” en su cuenta de resultados por el “brexit”. Maroto reconoció que el divorcio británico “les pilla más de cerca”, y admitió que no tienen un plan de contingencia ante la salida del Reino Unido de la UE.

El ejecutivo recordó que el mercado europeo ha ido perdiendo peso en los ingresos totales, hasta tener actualmente poco más del 40% del total. "En la medida en que la economía mundial no sufra, el impacto en nuestro negocio debería ser menor. Y el impacto económico del ‘brexit’ a nivel mundial está por ver y habrá que ver también cómo influye en el sector del viaje", afirmó.

En este sentido, puntualizó que la cuota de mercado de Inglaterra en su negocio es "de las más bajas" comparada con el resto de los países de Europa.