Así se desenredará la ‘trama Marsans’

Así se desenredará la ‘trama Marsans’

KPMG realizaría el informe pericial que descubrirá todo el armazón societario de Díaz Ferrán

Ramón Roca

05/12/2012 - 00:31h

El actual propietario de Marsans, Ángel de Cabo. EFE
Siete meses ha tardado la policía judicial en desenmascarar parte de la trama Marsans. El pasado abril el Juzgado declaró el auto y levantó el secreto de actuación de inmediato y el caso pasó a formar parte de la Audiencia Nacional. Tras las investigaciones pertinentes de la policía judicial, el juez ordenó las detenciones y los registros de los principales acusados, Gerardo Díaz Ferrán y Ángel de Cabo.

La querella interpuesta por cuatro de los grandes grupos españoles de turismo (AC Hotels, Meliá, Orizonia y Pullmantur) explica parte de la trama Marsans que tras las primeras investigaciones ha arrojado datos esclarecedores de que el caso puede dar mucho más de sí. La policía judicial continúa la investigación y el proceso está abierto. Este miércoles declaran los nueve detenidos, con el ex presidente de la CEOE y el liquidador De Cabo a la cabeza.

Requerimiento al juez

Una trama como la de Marsans, con empresas fantasma, falsificación de documentos, cuentas en paraísos fiscales, en definitiva, una telaraña societaria y patrimonial de calado, necesita normalmente de la mano de expertos en estos lares para desenmarañar el caso. Los denunciantes han solicitado al juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, que dirige la investigación, un informe pericial por parte de una firma independiente para que “con toda la información económico-contable” que se ha extraído “elabore un dictamen sobre la cuantía real de los activos de Díaz Ferrán y Gonzalo Pascual” antes de la venta de los mismos a la sociedad Posibilitum Business, propiedad de Ángel de Cabo.

Además, los cuatro grupos del sector turístico proponen a dos de las firmas más expertas en pruebas periciales para que realicen el informe. Se trata de KPMG Forensic y PwC Forensic. Según ha podido saber Economía Digital de fuentes cercanas al caso, sería KPMG la que realizaría la investigación por diversas causas. Por un lado, en la querella están colocados por orden de preferencia, y KPMG es la primera, y por otro lado, PwC podría incurrir en conflicto de intereses porque ha sido durante muchos años la firma auditora de las cuentas de Grupo Marsans, explican las fuentes.

¿Cómo se hace un informe pericial?

Expertos del sector han explicado a este diario cómo se realiza un informe de estas características que desenmarañaría la trama Marsans. Lo primero que se haría es formar un equipo de trabajo en base a la información recibida del juzgado. En un caso como el de estas características, el grupo de trabajo estaría formado por alrededor de seis personas.

Un ingeniero informático, que examine toda la evidencia digital, es decir, extraiga toda la información de los ordenadores y otros aparatos tecnológicos requisados en la investigación. Un experto contable que revise a fondo las cuentas de todas las sociedades de la trama. El equipo también contaría con un financiero para que saque conclusiones de todas las operaciones vinculadas a las empresas y las transacciones económicas de las mismas y las cuentas afines. “En este tipo de casos, estos dos últimos trabajarían juntos porque hay muchas vinculaciones societarias, patrimoniales incluso familiares que podrían dar información veraz del valor real de los activos”, explica un experto en pruebas periciales.

Ex policías y fiscales

Otros expertos que trabajarían en la trama Marsans serían los denominados rastreadores. Son profesionales especializados en perseguir todos los movimientos de dinero en cuentas en paraísos fiscales. “Para este caso, esta figura sería imprescindible ya que se han detectado cuentas opacas”.

Asimismo, los equipos de Forensic de las firmas especializadas en peritaje penal económico suelen contar en sus filas con ex miembros de la policía judicial o incluso de la Fiscalía que cuya experiencia es imprescindible para resolver casos como el de Marsans. “En este caso suelen hacer una labor muy parecida a la de sus anteriores cuerpos”.

Estos grupos trabajan con los medios más sofisticados para destapar casos de fraude, ocultación de bienes, etc. Tecnología de última generación, herramientas y aplicaciones específicas para poder trabajar con muchos datos y relacionarlos entre sí. Toda una ayuda para los jueces que cada vez utilizan más este tipo de servicios para resolver casos penales económicos.

Actuaciones

“No hay dos trabajos iguales”, explica el experto en Forensic, “aunque sí hay una serie de pautas que puedas encontrar en varios casos”. Con la información de los ordenadores, la hallada en notarios y registros, los datos bancarios, las transacciones, el conocimiento profundo de las sociedades (administradores, propietarios, etc), la información contable, las vinculaciones patrimoniales, entre empresas e incluso familiares, “no se escapa prácticamente nada”, dice el experto. “Digo prácticamente porque toda la información no se conoce al 100% al principio. En casos como el de Marsans lo normal es que el 70% de la información se detecte pronto pero un 30% tarda en obtenerse”, asegura.

Cuestión de tiempo

Lo normal es que una investigación como la de Díaz Ferrán y Ángel de Cabo se alargue durante varios años. “Se necesita mucho tiempo para llegar hasta el final”, afirma el especialista. “Depende de las salvaguardas, barreras y testaferros que hayan colocado en el entramado societario, pero con el tiempo se encuentra todo”.

Hasta ahora, la policía judicial es la encargada de la investigación y de intentar desenredar la trama. El proceso sigue abierto y está en manos del juez Velasco el decidir si finalmente opta por la ayuda externa o no. “En este tipo de casos, lo normal es que el juez cuente con otros expertos aparte de la policía judicial”, explican las mismas fuentes. “La policía judicial está saturada de trabajo”.