Blesa y Díaz Ferrán denuncian su "indefensión"

Blesa y Díaz Ferrán denuncian su "indefensión"

Alegan que la acusación ignora "olímpicamente" la exigencia de presentar pruebas en su contra

Europa Press

04/03/2013 - 13:19h

Los imputados por el crédito de 26,6 millones por parte de Caja Madrid a Marsans bajo la presidencia de Miguel Blesa, tendrán a partir de hoy libertad de comunicación, ya que el juez sustituto del caso, Juan Antonio Toro, ha decidido suspender la intervención de las comunicaciones de los imputados.

Toro, que sustituye al juez titular Elpidio José Silva mientras se resuelve su recusación, ha tomado esta decisión con carácter urgente y decidió levantar el secreto del sumario del caso. La Audiencia Provincial de Madrid decidirá si el juez titular debe ser apartado, tal como pide la defensa del ex consejero delegado de Bankia, Miguel Blesa, quien otorgó el crédito a Marsans, a pesar de su condición de insolvencia.

Blesa argumenta que el juez mantiene una “enemistad manifiesta” contra su persona y que el juez actúa más como denunciante que como instructor imparcial.

Decisiones en suspenso

Entre las diligencias por el juez titular, que ahora quedan en suspenso, se encuentra la toma de declaración como imputados de los miembros del Comité Financiero de Caja Madrid Matías Amat, Luis Crespo y Fernando Sobrini, que habían sido citados para el pasado 22 de mayo pero que finalmente no fueron interrogados.

Otros tres exdirectivos de la caja, Gonzalo Alcubilla, Ildefonso Sánchez Barcoj y Juan Bartolomé, sí comparecieron ante el juez a los que se preguntó por el crédito a Díaz Ferrán, también imputado en la causa.

Extrabajadores celebran la condena

Los afectados por impagos tras la quiebra de Viajes Marsans aseguran tener "más esperanzas" de poder cobrar las indemnizaciones pendientes tras la reciente condena a Díaz Ferran, dueño de Viajes Marsans.

El expresidente del Comité de empresa, Joan Mairal, que dijo que los extrabajadores ven un mayor número de posibilidades de poder percibir las cantidades pendientes, a pesar de que hay mucho acreedor.

Los trabajadores cobraron en 2011 un total de 20 días del Fondo de Garantía Salarial (Fogasa), pero quedan pendientes otros 12 días de indemnización.