Booking también pega el salto a Cuba

Booking también pega el salto a Cuba

Los primeros hoteles que estarán disponibles para hacer reservas en línea serán los de La Habana

Sonsoles Vázquez

Madrid

22/03/2016 - 18:24h

Terraza del hotel Paradisus Rio de Oro en Holguín.

En el marco de la histórica visita de Barack Obama a Cuba y del proceso de normalización de relaciones entre ambos países, la compañía Booking.com, del grupo Priceline, ha sido otra de las grandes empresas que ha anunciado el inicio de sus negocios con la isla.

Sólo para ciudadanos estadounidenses

La compañía acaba de firmar un acuerdo por el que será la primera empresa estadounidense de reservas de hoteles en línea que operará en la isla. Sin embargo, Booking ha explicado que los hoteles cubanos comenzarán a estar disponibles en abril sólo para los ciudadanos estadounidenses con autorización de viaje a Cuba, y no para turistas del resto del mundo.

Los primeros hoteles que estarán disponibles para hacer reservas en línea serán los de la capital, La Habana, pero la firma planea expandir su oferta a otros puntos turísticos de la isla.

"Después de que el gobierno de Estados Unidos suavizó las restricciones de viaje a la isla, comenzamos a trabajar inmediatamente con el gobierno cubano, las autoridades de turismo y nuestros socios locales para ser la primera plataforma que permite a los viajeros reservar y confirmar con sólo apretar una tecla", ha explicado en un comunicado el director para América, Todd Dunlap.

Tras Airbnb y Starwood

Este anuncio se suma al que también acaba de hacer la empresa estadounidense de alquiler de viviendas particulares, Airbnb, que ha ampliado su licencia para que turistas de todo el mundo, y no sólo de EEUU, puedan alojarse en las 4.000 residencias que tiene en Cuba.

El anuncio de Airbnb llegó un día después de que el grupo estadounidense Starwood firmara con Cuba un acuerdo para operar dos hoteles en La Habana, el primer acuerdo bilateral con una empresa de EEUU desde 1959. En ambos casos, se trata de licencias especiales emitidas por el gobierno de Estados Unidos ante su imposibilidad de levantar unilateralmente el embargo comercial y económico con Cuba, algo que solo puede hacer el Congreso.