Bruselas propone sustituir el sellado de pasaportes en sus controles fronterizos

Bruselas propone sustituir el sellado de pasaportes en sus controles fronterizos

Cerca de 5 millones de viajeros frecuentes extracomunitarios que llegan a Europa por motivos de trabajo o familiares se ahorrarían colas

La Comisión Europea presentó este martes una nueva base de datos con los datos de los viajeros frecuentes extracomunitarios para simplificar los controles fronterizos y superar el sistema actual de sellado de pasaportes. Con ello se agilizaría el cruce de fronteras de entre 4 y 5 millones de viajeros frecuentes al año y se fomentarían las inversiones en sistemas modernos y automatizados de control fronterizo en los principales pasos fronterizos.

La propuesta de la comisaria europea de Asuntos del Interior, Cecilia Malmström, se refiere a los viajeros por motivos de trabajo y familiares y viene a completar el sistema VIS recién puesto en marcha para los visados de turismo. El Sistema de Registro de Entradas y Salidas de viajeros de terceros países a la UE (EES) contemplará la fecha, hora, lugar y duración de las estancias cortas autorizadas de los más de 700 millones de ciudadanos de la UE y de terceros países que cruzan las fronteras externas de la UE cada año.

200 millones de euros de coste

Según los cálculos del Ejecutivo comunitario, la puesta en marcha de este sistema costaría unos 200 millones de euros en un plazo de tres años, de los que el 75% se dedicará a la construcción de la infraestructura en los Estados miembros. Un instrumento como el propuesto, que debe ser aprobado por el Consejo y el Parlamento Europeo, podría reducir en un 40% los 500 millones destinados anualmente a controles fronterizos en la UE, pues los gastos de gestión se estiman en 200 millones anuales, la mitad de los cuales serían financiados por los gobiernos.

Finlandia, Estonia, Letonia, Lituania, Polonia, Eslovaquia, Hungría, Rumanía, Bulgaria, Chipre y Portugal ya han comenzado a poner en marcha este registro de manera nacional, pero no hay interconexión entre las bases de datos. En cambio, España, Reino Unido, Portugal, Francia, Países Bajos, Alemania y Finlandia ya han creado o están en proceso de establecer un sistema de registro previo de viajeros.

Bruselas espera que el tráfico de pasajeros en aeropuertos europeos aumente un 80 por ciento de aquí a 2030, desde los 400 hasta los 720 millones. Con esta iniciativa se espera reducir las colas de espera para unos cuatro o cinco millones de viajeros.

De aquí a 2030, se calcula que el número de usuarios de los aeropuertos europeos podría aumentar un 80 %, lo que provocaría mayores retrasos y largas filas de viajeros si los procedimientos de control fronterizo no se modernizan y no aumenta la eficiencia de la gestión de los flujos de viajeros en sus fronteras exteriores.

Dos instrumentos

El sistema estaría formado por dos instrumentos en paralelo. Un Sistema de Entrada/Salida (SES) que registraría tanto el lugar y el momento de entrada como la duración de las estancias breves autorizadas en una base electrónica de datos, en sustitución del actual sistema de sellado de pasaportes. En segundo lugar, un Programa de Viajeros Registrados (PVR) que permitiría, a determinados grupos de personas de terceros países que viajan con frecuencia poder entrar en la UE, y sujetos a un examen previo apropiado, usar controles fronterizos simplificados con barreras automáticas.