Cónclave de cocineros Michelin en Expoalimentaria

Cónclave de cocineros Michelin en Expoalimentaria

En el salón participarán 3.800 empresas y se espera la visita de 140.000 personas

Marta Sánchez

Barcelona

22/02/2014 - 02:08h

El salón Alimentaria.
Alimentaria calienta motores para su próxima cita que se celebrará del 31 de marzo al 3 de abril en el recinto Gran Vía de Barcelona. Una nueva edición que se convertirá en un cónclave de cocineros Michelin con Joan Roca, Carme Ruscalleda, Nandu Jubany, Juan Mari Arzak o Carles Gaig como algunos de los nombres más destacados. El show gastronómico será la gran apuesta de la organización que busca una mayor proyección internacional.

El salón, al que acudirán cerca de 3.800 empresas expositoras, espera la visita de unos 140.000 profesionales y visitantes que podrán ver cómo cocinan, de manera simultánea, las estrellas Michelin. También podrán degustar sus creaciones y participar en talleres interactivos. “Todo girará en torno a la experiencia”, ha sostenido el presidente del comité organizador de Alimentaria y de Fira Barcelona, Josep Lluís Bonet.
 
 
Latinoamérica, Asia y Oriente Medio será protagonistas de la próxima edición
 
Pero no será el único plato fuerte del salón. La internacionalización es el otro pilar en el que crece este certamen de la alta gastronomía española. En la próxima edición, la organización ha puesto el foco en los mercados emergentes como Latinoamérica, Asia y Oriente Medio.

El conseller de Alimentación de la Generalitat, Josep María Pelegrí, ha querido destacar el potencial de Barcelona como ciudad de congresos, más allá del próximo Mobile World Congress.

Por su parte, el director de Alimentaria, Antoni Valls, ha querido hace especial hincapié en el área cocktail and spirits, donde se mostrarán las novedades de los destilados y se organizarán encuentros entre bartenders y profesionales del sector.

Los organizadores de Alimentaria también han destacado el protagonismo que, en esta edición, quieren dar a las pequeñas bodegas. Desde 2000, el consumo per cápita de vino ha caído en España el 4,6%, según la Organización Internacional de la Viña y el Vino (OIV). Por ello, se les quiere dar un pequeño empujón y contribuir a la dinamización del consumo.