‘Condé Nast Traveler’ traicionará al papel y a los viajes

‘Condé Nast Traveler’ traicionará al papel y a los viajes

La revista despide a la mitad de la redacción central en Estados Unidos y a cinco editores

Ismael García Villarejo

Madrid

27/09/2013 - 19:34h

La portada de septiembre de 'Condé Nast Traveler'
Condé Nast Traveler ha despedido a la mitad de la redacción en Estados Unidos. La crisis de los medios de comunicación y un nuevo objetivo editorial están detrás de la drástica reducción que afecta a cinco editores, a todo el departamento de fotografía y al de diseño gráfico. La directora de Vogue –publicada por la misma empresa— y editora jefe del grupo, la todopoderosa periodista Anna Wintour, ha sugerido los cambios.

La publicación especializada en destinos iniciará el reenfoque hacia el entorno digital de la mano de Pilar Guzmán, nombrada por Wintour hace apenas un mes. Fuentes oficiales de la revista neoyorquina han confirmado los recortes pero no matizan si continuarán.

“Forman parte de un esfuerzo más amplio de reestructuración para poner el foco editorial en la calidad de vida y emprender el negocio digital”, dijo la portavoz del grupo Condé Nast, Sarina Sanandaji a los medios locales. Con estas medidas, la publicación, que cuenta con presencia en España, pretende recuperar las posiciones perdidas en audiencia y en ingresos publicitarios.
 
 
El grupo no aclara qué modelo seguirán las ediciones internacionales, como la española
 
Condé Nast es el grupo propietario de 18 revistas de consumo focalizadas en las marcas de gama alta y en lectores de elevado poder adquisitivo. La mayoría se centran en la moda y belleza. El multimillonario Samuel Irving Newhouse es el propietario. En EEUU informó de un incremento en septiembre del 5% del número total de páginas destinadas a los anuncios. En cambio no facilitará los resultados de facturación hasta que no termine el semestre.

El fruto del negocio digital

Los últimos datos disponibles para Condé Nast Traveler de EEUU indican una facturación de 58,1 millones de dólares –45,5 millones de euros—. Se trata de un 4,1% más, aunque el número de páginas de la revista destinadas a la publicidad se redujo el 1,1%. Las incursiones en los negocios digitales desarrolladas hasta junio están detrás de la mejor respuesta por ventas publicitarias.

Guzmán, la nueva directora de la edición estadounidense, es una especialista en contenidos relacionados con los hábitos saludables y la calidad de vida. Hasta recalar en Condé Nast Traveler dirigió la revista de la polifacética Martha Stewart. Sin embargo, fracasó antes para Wintour. El último proyecto que condujo en Condé Nast, Cookie, acabó echando el cierre.

El grupo elude pronunciarse sobre si la reorientación dada en EEUU se extenderá a las ediciones internacionales, entre las que se incluye la española.