Díaz Ferrán echa balones fuera y acusa a la IATA de 'cargarse' Viajes Marsans 

Díaz Ferrán echa balones fuera y acusa a la IATA de 'cargarse' Viajes Marsans 

El ex presidente de la CEOE asegura que era su socio Gonzalo Pascual, ya fallecido, quien gestionaba el día a día de la empresa y niega haberse quedado con los 4,4 millones de las reservas de los clientes 

02B

Barcelona

07/01/2016 - 19:29h

Gerardo Díaz Ferrán, junto al último director de Viajes Marsans, Iván Losada, durante el inicio del juicio en la Audiencia Nacional / EFE

Balones fuera y cero responsabilidad. Así se resume la declaración de Gerardo Díaz Ferrán ante el juez que investiga el desvío del dinero de las reservas de los clientes de Viajes Marsans, en las semanas previas a la quiebra del grupo, y que suman 4,4 millones de euros. Y dispara contra un organismo internacional de la talla de la Asociación Internacional del Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés).

"Ustedes se cargaron Viajes Marsans", ha espetado el ex empresario madrileño, en prisión desde diciembre de 2012 y con varias sentencias en su contra a sus espaldas.

Retirada de la licencia

La IATA, que agrupa a las principales aerolíneas del mercado, retiró la licencia para vender billetes de avión a Marsans por sucesivos impagos en abril de 2010, dos meses antes de la entrada en concurso del grupo. Un supuesto que Díaz Ferrán ha negado, al asegurar que el suministro de tickets se cortó porque "les dio la gana" y sin que "se les debiera nada".

Ninguna responsabilidad

El ex presidente de la CEOE ha querido también desvincularse de la gestión del día a día de la empresa, incluida la de sus maltrechas cuentas. Y lo ha hecho para cargar esta responsabilidad sobre su antiguo socio, Gonzalo Pascual, fallecido en 2012 a causa de un infarto.

"Nunca jamás he dado una instrucción sobre Viajes Marsans a nadie. Iba a los consejos de administración, veía las cuentas y, cuando había que avalar un crédito, los dos, Gonzalo Pascual y yo, lo hacíamos para que las empresas siguieran adelante", ha declarado.

Tras estas palabras, Díaz Ferrán ha querido, al mismo tiempo, defender la honorabilidad de Pascual, quien "no hizo nada que no debiera hacer ni cometió ninguna apropiación indebida", según su antiguo socio.

Otra coartada. El antiguo jefe de los empresarios españoles alega que en los meses en los que se gestó el concurso de acreedores del grupo (declarada en junio de 2010) él se encontraba negociando la reforma laboral con el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y los sindicatos.

Cuatro años de cárcel

La Fiscalia acusa de un delito de apropiación indebida a Díaz Ferrán y al último director general de la empresa, Iván Losada. La acusación pide una pena de cuatro años de prisión y una multa de 12.000 euros para cada cada uno.