Egasa compra casinos a la desesperada para salvar su negocio

Egasa compra casinos a la desesperada para salvar su negocio

El fracaso de la apuesta por el juego on line y el hundimiento de las tragaperras y recreativos fuerza al grupo gallego a adquirir cuatro salones de juego; el cambio de gestores se cierra con carácter inmediato.

Ismael García Villarejo

Barcelona

12/09/2014 - 19:38h

El grupo gallego Egasa ha cerrado con Nervión la adquisición de cuatro casinos en España. La transacción se ha pactado por 30 millones, una cifra superior al valor óptimo de mercado, e incluye el traspaso de los salones de juego de Bilbao, San Sebastián, Palma de Mallorca y Ceuta, según ha podido saber esta publicación de fuentes empresariales próximas.

El relevo en la propiedad se ha materializado este viernes por lo que la empresa vasca se ha apeado inmediatamente de la gestión de las instalaciones. José González Fuentes, presidente de Egasa, ha sido nombrado consejero delegado de las mismas, según adelntó VozPópuli y confirmó la compañía.

Prisas y sobreprecio

Las prisas y el sobreprecio tienen una explicación. Se encuentra en el deterioro de los negocios tradicionales de Egasa. Las cuentas no cuadran en su apuesta por el juego on line a través de la filial Luckia, segmento que controlan las grandes multinacionales del sector como Bet & Win. Otras patas del negocio también han entrado en barrena.

Por ejemplo, las salas de máquinas tragaperras y los establecimientos recreativos de Egasa acumulan varios ejercicios en claro retroceso. El pinchazo del modelo empresarial le costó el puesto en enero al director general, Carlos López. El veterano González (70 años) espera remontar su grupo tras lograr con los vascos la compra de los cuatro casinos.

Más facturación

La facturación podría crecer un 50% para los gallegos, aunque, por si acaso, mantendrán las cuentas desagregadas, como han funcionado todos los negocios adquiridos hasta ahora. Egasa en España sólo explotaba en régimen compartido el casino de La Toja. El resto de intereses están radicados fuera del país.

Dispone de ocho instalaciones similares en Chile y Croacia. La empresa emplea a 1.600 profesionales y factura 187 millones de euros. Para pagar los 30 millones de la transacción ha precisado de un préstamo sindicado con tres entidades. El casino ceutí arrojaría pérdidas, según fuentes de la industria aunque los otros tres gozan de cierta salud a pesar de haber perdido brío los últimos meses.