El convenio estatal de hostelería divide a CCOO

El convenio estatal de hostelería divide a CCOO

Varias federaciones del sindicato se rebelan contra la decisión oficial de apoyar el pacto con las patronales

Gabriel Trindade

Barcelona

07/11/2013 - 00:59h

Banderas de CCOO en una manifestación
La división se ha instalado en el seno de Comisiones Obreras (CCOO). El sindicato se ha separado en dos bloques por la firma del Acuerdo Laboral Estatal de Hostelería (ALEH). Mientras las federaciones de Madrid, Baleares, Canarias y Andalucía se oponen, el resto, junto a la dirección del sindicato, pide pactar la norma con la patronal.
      
 
Las federaciones rebeldes de CCOO proceden de zonas con gran afluencia turística
 
La situación también se ha trasladado a UGT aunque de forma menos virulenta. Sólo la federación de Baleares ha mostrado su malestar por el pacto con la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) y Federación Española de Hostelería (FEH).

El nuevo ALEH supone poner al día la clasificación del personal --cuya normativa llevaba varios años caducada-- en consonancia con la actual reforma laboral. Aunque se mantienen la áreas profesionales, divididas en tres grupos (jefe, ayudante, aprendiz), se genera una mayor flexibilidad entre segmentos para equiparar a todas las labores en el concepto de puesto de trabajo. Es decir, se premia la movilidad funcional para salvaguardar el empleo, según dicen CCOO y UGT en un comunicado conjunto.

Los defensores de este pacto aseguran que para ello se ha logrado fijar unas bases mínimas. Por ejemplo, se evitará que dos personas ejerciendo las mismas funciones tengan diferente salario o que un ayudante pueda realizar tareas de jefe sin cobrarlo. Estos requisitos se deberán concretar en los convenios de cada sector y comunidad.

No obstante, las federaciones rebeldes de CCOO indican que el acuerdo lleva "definitivamente a la desregularización total y deterioro del sector de la hostelería y el turismo". Apuntan al artículo número 12 del texto y aseguran que supone que cualquier trabajador se pueda incluir en tareas y funciones de cualquiera de las áreas laborales. "Esto significa que, el empresario podrá pedir a un cocinero que haga tareas de camarero", explican fuentes sindicales. En este sentido, apuntan que el ALEH impide el derecho a la promoción profesional ya que acaba con su sentido.

La firma del ALEH esta prevista por la Comisión de Negociación para el próximo día 13 de noviembre en Madrid. Las federaciones rebeldes pretenden plantar cara. Aseguran que son mayoritarias en el seno de Federación de Comercio, Hostelería y Turismo de CCOO. Además, apuntan que su voz debe ser respetada con atención ya que son zonas de máxima afluencia turística, y por tanto tienen un mayor porcentaje de trabajadores afectados por este acuerdo.