El pequeño comercio, a la greña con la libertad horaria en zonas turísticas

El pequeño comercio, a la greña con la libertad horaria en zonas turísticas

La Confederación Española de Comercio asegura que la medida no tiene beneficios para el turismo

“¿Que un turista se va a comprar un televisor un domingo? Que me lo demuestren”. Así de contundente se muestra el secretario general de la Confederación Española del Comercio (CEC), José Guerrero, al respecto de las zonas turísticas con libertad horaria, que poco a poco empiezan a tomar forma. La medida, incluida en el decreto ley de horarios comerciales aprobado por el Gobierno en julio, afecta a 14 ciudades españolas y está en plena fase de implantación pese a las quejas que genera.

Guerrero critica que, con el pretexto de fomentar el turismo, se consigue acabar con el límite de horarios comerciales que rigen en muchas comunidades autónomas. “Si analizas detenidamente las zonas donde se aplicará este régimen, te asaltan dudas de si realmente son zonas de afluencia turística”, ha asegurado.

La medida


La norma se debe aplicar en ciudades de más de 200.000 habitantes que reúnan ciertos requisitos, como haber registrado más de un millón de pernoctaciones anuales o una afluencia superior a 400.000 pasajeros en cruceros.

La lista de urbes es Barcelona, Sevilla, Alicante, Zaragoza, Málaga, Las Palmas de Gran Canaria, Bilbao, Córdoba, Granada y Cartagena y Valencia (que empezó a aplicar la normativa en enero). Por su parte, la Comunidad de Madrid, Palma de Mallorca y Santa Cruz de Tenerife ya habían dado libertad de horarios por el turismo antes del decreto del Gobierno.

Presupuesto

Guerrero asegura que las quejas de los turistas nada tienen que ver con el límite de los horarios comerciales. “La realidad del turista es muy limitada. Viene con un presupuesto determinado y por mucho que se amplíe el horario no lo variará”, asegura.

En este sentido, el secretario general recuerda que, además, el consumo interno va en declive y, por tanto, el turista español tampoco consumirá. No creen que el gasto de los visitantes extranjeros les salven sus recaudaciones. Por lo que no les sale a cuenta, según su valoración, abrir los establecimientos cada domingo por la caja que les acaba generando.

Empleo


“Se están creando falsas expectativas al respecto del empleo”, afirma Guerrero. El secretario general del CEC asegura que aún es pronto para hablar de los efectos de la liberalización.

Sin embargo, recuerda que los datos de afiliados a la seguridad social del año pasado muestran como Madrid, que cuenta con unos horarios totalmente desregulados, ha perdido 10.667 trabajadores en el sector comercio mientras que en Cataluña el descenso es de 4700 personas.