El Salón del Turismo de Catalunya se aferra a su apuesta comercial

El Salón del Turismo de Catalunya se aferra a su apuesta comercial

El encuentro mantiene las cifras de expositores gracias al sector privado

Gabriel Trindade

14/04/2013 - 14:34h

Fira de Barcelona se convertirá los próximos 19, 20 y 21 de abril en una macroagencia de viajes. El Salón Internacional de Turismo de Catalunya (SITC) regresa en su 22º edición con una oferta renovada pero con el objetivo de siempre: vender.

La feria, totalmente dedicada a su faceta comercial, espera cosechar cifras similares a las que registró el año pasado, cuando el 63% de los asistentes tomaron una "decisión de compra", según explica su presidente, Raimon Martínez Fraile.

Privado contra público

El SITC acogerá este año entre sus paredes a 1068 empresas, un 2% menos que el año anterior. No obstante, existe una caída más abultada en cuanto a metros cuadrados, de alrededor del 10% hasta los 32.800. Martínez Fraile apunta: "Cuesta mantener las cifras pero sí que es cierto que tenemos un nivel de fidelización alto".

La organización indica que el descenso de superficie se debe principalmente a que el sector público ha reducido su tamaño en el encuentro dados los recortes presupuestarios de todas las autonomías.

No obstante, el sector privado ha mantenido su apuesta por un encuentro que se muestra como un gran escaparate para los tres millones y medio de ciudadanos que viven en el área metropolitana de Barcelona. En porcentajes, las empresas turísticas ocupan el 65% del espacio.

Turismo de proximidad


La edición de este año ha redoblado sus esfuerzos por el turismo de proximidad. Martínez Fraile asegura que con ofertas a un precio asequible, como las que ofrece este subsector, se puede recuperar parte de la demanda nacional.

El presidente del SITC indica: "Los ciudadanos quieren seguir disfrutando de sus días de ocio. No obstante, tienen menos recursos para hacer grandes viajes. Por tanto hay que enseñarles pequeños trozos de paraíso que ellos desconocen que tienen tan cerca".

Martínez Fraile asegura que el SITC es una oportunidad para los pequeños establecimientos turísticos. "Hemos trabajado para convencer a los empresarios que con esta feria se consiguen ingresos. El SITC sirve para vender, no para exponer", dice.

Turismo internacional

El presidente reconoce que existen algunas ausencias de grandes compañías turísticas españolas. "Se ha negociado con todo el mundo pero tal y como está el panorama cuesta generar nuevas incorporaciones", asevera.

No obstante, la lista de empresas participantes es larga. Además, este año, la oferta se complementa con el tercer congreso de turismo asiático, organizado con la ayuda de Casa Àsia y de Turisme de Barcelona.