El Salón Náutico se reinventa en el puerto de Barcelona

El Salón Náutico se reinventa en el puerto de Barcelona

La feria busca un modelo más "internacional" para competir con Cannes o Génova

La presente edición del Salón Náutico
El Salón Náutico de Barcelona ha arrancado este miércoles en el Port Vell de Barcelona. En la presente edición, la número 51, la feria se realizará por primera vez de forma íntegra en el puerto. Además, también se ha acortado su duración y se ha avanzado en el calendario para competir de lleno con los grandes encuentros náuticos europeos como los de Génova o Cannes.

El Salón Náutico Internacional de Barcelona, que mantendrá sus puertas abiertas hasta el domingo, confía en ser un punto de inflexión para la recuperación de un sector que se ha visto duramente afectado por la crisis. Desde el año 2006, la caída de matriculaciones de nuevas embarcaciones ha bajado un 40%.

Formato

La feria pretende alcanzar las 70.000 visitas. La cifra es inferior a los 108.000 de la edición anterior aunque se debe tener en cuenta que se el encuentro se ha reducido cuatro días. "Nos hemos adaptado al formato que tienen otros encuentros náuticos europeos", explica el director del Salón, Jordi Freixas.

Sobre este tema, Freixas indica que, al ser una feria más corta, se reducen los costes y eso facilita que más empresas se decidan a participar. En total, este año, el Salón Náutico contará con 267 empresas.

Cita crucial

"Es una cita crucial para el sector en España. Las compañías asistentes nos aseguran que cerca del 60% de los negocios que realizan durante el año empiezan aquí", afirma el director del Salón.

Otra de las novedades de este año es la reducción de la eslora mínima de las embarcaciones que se expondrán en la muestra flotante en el Moll d'Espanya y en el Moll de la Fusta. Así, se ha pasado de 12 a 8 metros, al ser éstas las más demandadas. Según datos del sector, las embarcaciones de 8 metros o menos representan el 80% de las ventas en España.