El sector náutico español afronta la crisis impulsando el mercado de alquiler

El sector náutico español afronta la crisis impulsando el mercado de alquiler

El certamen de Barcelona se reinventa adelantando fechas y cambiando la ubicación

REDACCIÓN

22/09/2012 - 11:15h

Feria del salón náutico de Barcelona
El sector náutico español se muestra dispuesto a afrontar la crisis con optimismo y con un aumento del mercado de alquiler frente al de venta. Confía en que éste sea "un año de cambios", según los organizadores del Salón Náutico Internacional de Barcelona, que esta edición adelanta sus fechas.

En su deseo de reinventarse, también ha decidido cambiar de ubicación y concentrarse en el Port Vell, para atraer nuevos aficionados.

Necesita apoyo

"Acudimos al salón esperanzados en que la actualización del certamen suponga un impulso para el mercado náutico, y para continuar sensibilizando a las administraciones de que el sector está vivo y que necesita de su reconocimiento y su apoyo", explicó el director de la Asociación Nacional de Empresas Nauticas (ANEN), Alejandro Landaluce.

La industria náutica española vive una situación difícil derivada de la recesión económica internacional y europea. Así las matriculaciones de nuevas embarcaciones de recreo en los seis primeros meses del año descendieron el 8,8% hasta las 2.760 unidades. Los únicos tipos que aumentaron ventas fueron motos de agua (2%) y neumáticas semirrígidas (5%).

Alquiler vs compra

Frente a esta tendencia, que se viene produciendo desde 2007, el mercado de alquiler sigue su tendencia positiva, y entre enero y junio de 2012 las matriculaciones han crecido un 16,9% respecto al mismo periodo del año pasado.

Según Landaluce, este aspecto aporta un cierto optimismo al sector. "La gente no renuncia a su pasión por el mar aunque buscas formas más económicas de hacerlo. Ello nos hace pensar que superada la crisis las compras vuelvan a producirse", explicó.

Renovado por dentro y fuera

En este contexto se celebrará el próximo Salón Náutico Internacional de Barcelona, que concentrará por primera vez en sus 51 años de historia toda su oferta en el Port Vell y se adelantará de las fechas tradicionales de noviembre a finales de septiembre.

Esta edición cuenta con 52.000 metros cuadrados de superficie con la participación de 27 empresas que expondrán un total de 155 embarcaciones. Entre las novedades también consta la reducción de días, de nueve a cinco.

El precio de la entrada al certamen será de 12 euros para los aficionados (la mitad si se realiza con antelación on line) y gratuita para los profesionales.