El turismo balear guarda silencio en el conflicto sobre la lengua

El turismo balear guarda silencio en el conflicto sobre la lengua

Los empresarios admiten, sin embargo, que el conocimiento del inglés es deficiente

Gabriel Trindade

Barcelona

01/10/2013 - 20:54h

La 'marea verde' protesta ante el Parlamento balear.
Mientras la marea verde y el Gobierno de José Ramón Bauzá (PP) mantienen su particular pulso por la reforma educativa que impone el trilingüismo --con especial incidencia del idioma inglés-- en las aulas de las islas Baleares, el sector turístico guarda silencio.

Diferentes medios empresariales consultados han preferido mantenerse al margen de la polémica que ha levantado las reivindicaciones de una parte de docentes, padres y alumnos. Otras instituciones, como Exceltur, también permanecen al margen.
      
 
Reconocen la necesidad de mejorar el conocimiento de lenguas extranjeras en el alumnado
 
Algunos actores del sector turístico sí apuntan a que existe un gran déficit en cuanto al nivel de inglés de los empleados. Pero matizan que la norma del PP ha levantado mucho revuelo y que tampoco soluciona el problema.

En este sentido, reconocen la necesidad de mejorar el conocimiento de lenguas extranjeras en el alumnado --susceptible de trabajar en un sector que algunos estudios sitúan sobre el 40% del PIB de la comunidad autónoma--. Sin embargo, apuntan a que el problema del inglés es generalizado en toda España.

Varios informes muestran datos demoledores. Un ejemplo es el Estudio Europeo de Competencia Lingüística (EECL), que apunta que el 63% del alumnado español no comprende el inglés oral al finalizar la enseñanza secundaria.

La reforma

La reforma que propone Bauzá supone impartir clases en catalán, castellano e inglés a partes iguales en vez del actual modelo que premia el catalán por encima al castellano y relega al inglés a la clase específica de lengua extranjera. Una parte de los docentes, padres y alumnos se oponen. Consideran que se trata de un ataque a la lengua catalana al reducirse sus horas lectivas.

Desde mediados de septiembre, varios profesores secundan una huelga indefinida con el habitual baile de datos sobre el seguimiento. Sin ir más lejos, la consejería de Educación ha cifrado el paro de este martes en un 8,2% mientras que el sindicato educativo STEI lo cifra en el 46,8%.