El turismo ruso caerá otro 3,4% este año

El turismo ruso caerá otro 3,4% este año

El rublo, la guerra en Ucrania y el petróleo asfixian la demanda, concluye un informe

Ignasi Jorro

Barcelona

18/02/2015 - 20:30h

El 'shopping' en Madrid, impulsado por el turismo chino.

El turismo ruso caerá el 4,1% de media en 2015, sumado a la merma de visitantes de esta nacionalidad que vivió España el ejercicio pasado. Un informe de la European Travel Commission, la agencia europea de agencias de turismo, revela que la pérdida de rublo y la crisis en Ucrania asfixian la demanda en el gigante euroasiático.

El pronóstico para el ejercicio siguiente es más positivo. El turismo ruso recuperará comba en 2016 y marcará un crecimiento del 3,6%. En el próximo lustro, el volumen de visitantes rusos al eje sureuropeo –en el que se incluye a España-- se expandirá el 9,7%, a un ritmo anual del 1,9%.

De hecho, los destinos soleados de Europa Sur serán los más beneficiados por el futuro vigor ruso. En total, el crecimiento de llegadas de rusos a esta region será tres puntos superior a la suma de visitantes en la segunda zona más visitada: Europa del norte ( 6,5%).

Tormenta perfecta

Aún así, la Travel Commission alerta de varios factores que juegan en contra de la industria turística española. El organismo pone el acento en la pérdida de valor del rublo frente al dólar y el euro. Este factor encarece las vacaciones a Europa para los turistas de esta nacionalidad.

Además, el gigante euroasiático sufrirá por la crisis en Ucrania y el bajo precio del petróleo --que se traga el 60% de las exportaciones en Rusia--. "En diciembre esta agencia ya pronosticó que el PIB ruso caería el 3,6% en 2015. Ahora, creemos que la merma va a ser más cercana al 6%", recoge el informe.

Maduros

Pese al declive del turismo ruso, la investigación destaca el músculo turístico de España. Además de citar a la Península en varios pasajes del informe, la comisión recalca que el país generó tasas de crecimiento superiores al 5% en los mercados inglés, alemán, italiano y francés, tanto en número de llegadas como en pernoctaciones.