España carecerá de alternativa al turismo para crear empleo en otoño

España carecerá de alternativa al turismo para crear empleo en otoño

Aunque la economía crece, el fin del verano supondrá el frenazo de la creación de empleo

Ismael García Villarejo

Madrid

18/08/2015 - 19:00h

El final de la temporada turística reducirá el ritmo de crecimiento de empleo en España en septiembre, aunque el número de ocupados superará los 18,1 millones a finales de año, algo no visto desde 2011, según un estudio del mercado laboral hecho público el martes.

La cifra sigue estando, en cualquier caso, lejos de los más de 20 millones de afiliados a la Seguridad Social alcanzados antes del inicio de la crisis económica a principios de 2008, lo que demuestra la difícil recuperación del mercado de trabajo español.

El estudio, elaborado por la asociación de agencias Asempleo y Analistas Financieros Internacionales (AFI), prevé que el aumento de la afiliación muestre ligeros síntomas de agotamiento este otoño tras el buen dato de julio y el que se espera en agosto gracias al turismo.

"El hecho de que el empleo creado se apoye, principalmente, en los sectores económicos favorecidos por la estacionalidad (hostelería y comercio), sugiere que, una vez finalizado el periodo estival, se pierda una parte del aumento de la afiliación de los últimos meses", señala el estudio.

El paro en España afectaba a finales de junio al 22,37% de los trabajadores del país, más de cinco millones de personas. El Gobierno prevé que el paro caiga al 22% a finales de año, tras alcanzar un pico de más del 27% en el primer trimestre de 2013.

Horas trabajadas

El estudio también analiza los tipos de jornadas en la Unión Europea y concluye que en España se trabaja casi una hora más a la semana que la media europea (37,7 y 37 horas, respectivamente), aunque esto no significaba mayor productividad o remuneración, sino más bien lo contrario.

Los autores señalan que la diferencia de horas trabajadas se debía a la menor tasa de jornada parcial en España con respecto a otros países europeos, ya que ante jornadas laborales homogéneas, los españoles trabajan las mismas horas a la semana que la media de la UE (41,4 horas).

El estudio sostiene que para elevar la productividad y la remuneración salarial en España habría que aumentar el nivel educativo y la orientación de los trabajadores hacia sectores que generen alto valor añadido y no sólo el turismo.