España multiplicará por 40 el negocio del turismo de salud

España multiplicará por 40 el negocio del turismo de salud

En 2012 la facturación fue de 12 millones, el sector alcanzará los 500 millones en los próximos dos años

Juan Carlos Pasamontes

Madrid

24/09/2013 - 21:43h

Los presidentes de las asociaciones del clúster salud
En 2012, 22.000 extranjeros, en números redondos, recalaron en España para realizar tratamientos médicos; un volumen de negocio cercano a los 12,1 millones de euros. Cifra ridícula comparada con los 7.500 millones de dólares (5.600 millones de euros) que mueve anualmente el turismo de salud en el mundo; el 40% en Estados Unidos. Sólo en el Viejo Continente, nueve millones de europeos se desplazan cada año de un país a otro con el objetivo de mejorar su salud, o su aspecto físico, generando cifras de negocio cercanas a los 2.400 millones de euros; el 40% del volumen mundial. Y la cosa va a más. Para 2020 el sector prevé un crecimiento del 90%; y para los próximos cinco años, entre el 5% y el 15% de media, según un sondeo realizado el pasado mes de febrero por el diario digital especializado International Medical Travel Journal.

Por países, los principales receptores europeos son República Checa, Francia y Turquía, todos por encima de los 270 millones de euros. En cuanto a España, sus mercados prioritarios están en Alemania, Reino Unido y Francia, principalmente por el sistema sanitario que tenemos, por nuestra estructura turística y las oportunidades de posicionamiento. En los últimos tiempos, no obstante, la presencia de pacientes procedentes de Rusia, sobre todo en la Costa Brava (Girona), se hace notar con fuerza. En un segundo nivel figurarían Bélgica y Noruega, el norte de África (Argelia, Túnez y Marruecos), Oriente Medio e Hispanoamérica.

Perspectivas de negocio de 500 millones de euros en dos años


Ante el potencial crecimiento del sector en España (espera alcanzar una facturación aproximada de 500 millones de euros en los próximos dos años), cinco asociaciones relacionadas con la salud y el turismo firmaron en julio un acuerdo con el objetivo de generar sinergias para atraer flujos de pacientes a los centros sanitarios e infraestructuras turísticas españolas, y convertir a España en un referente del turismo sanitario. El clúster español de turismo de salud lo forman la Federación Nacional de Clínicas Privadas (FNCP), la Asociación Nacional de Balnearios (ANBAL), la Federación Empresarial de la Dependencia (FED), la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT) y la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV).

El negocio del turismo de salud se apoya en cuatro patas: las clínicas y los hospitales, las agencias, los proveedores y, por último, los facilitadores. Sobre las dos primeras no creemos necesario redundar en ellas; no así, la tercera y la cuarta. Se denominan proveedores a los intermediarios entre los potenciales clientes y los hospitales y las clínicas especializadas y otras organizaciones. Estas empresas, además de ofertar viajes con valor médico añadido, se cuidan también de resolver cualquier problema (traducción, ocio, locomoción, etcétera) que pueda surgir antes y/o después del desplazamiento. En cuanto al facilitador, su función consiste en reorganizar la oferta del proveedor del hospital y/o clínica, hacerla más atractiva y actuar de faro del proceso. El doctor Jesús Ortiz, especialista en cirugía general y anestesiología cardiovascular, dirige el departamento médico de Orbicare, empresa estadounidense radicada en Miami que dispone de una red de hospitales, clínicas y otros centros de salud en EEUU y en el extranjero al servicio del turismo médico. El doctor Ortiz es, por tanto, lo que se denomina un “facilitador médico”. Conversamos a través del skayline.

“España puede convertirse a corto plazo en un destino válido”

“Naturalmente, uno de los parámetros que miden cualquier sistema de servicios es el económico y, como todo, es un factor importante”, asegura Jesús Ortiz. “Pero, dicho esto, en EEUU tenemos más de 50 millones de personas sin seguro médico”. Y agrega: “Nuestra labor consiste en dar a nuestros clientes alternativas baratas, y de igual o superior calidad que las diagnosticadas por sus médicos. Y, en este contexto, es indudable que España tiene una enorme oportunidad para convertirse a corto plazo en destino válido para este turismo, llamémosle, especial. Depende, sólo, de que su Gobierno se ponga al frente, como han hecho, ya, otros países como México, Colombia y Costa Rica”.

Para el mercado estadounidense, los procedimientos más habituales del turismo médico son la cirugía bariátrica, la cirugía plástica, los implantes dentales y la ortopedia. También los servicios cardiovasculares. Aunque el gran volumen se lo llevan las especialidades citadas en primer lugar. “Cinco destinos acaparan la atención de los norteamericanos”, dice el doctor Ortiz, nacido en Venezuela: “La India, Tailandia, México, Colombia y Costa Rica”. Según el director médico de Orbicare, “México, Colombia y Costa Rica tienen instituciones gubernamentales dedicadas a la promoción del turismo de salud; y recuerda en este sentido el ejemplo de Tailandia, donde los comandantes de las aerolíneas “saludan incluso a los pacientes que aterrizan en Bangkok”. Según Jesús Ortiz, a Costa Rica le costó seis años posicionarse en el mercado tecno-médico: “Hoy, el 45% de sus camas hospitalarias están ocupadas por pacientes extranjeros”, asegura.

Cuando pregunto al prestigioso galeno de Florida en qué fase estaría actualmente España en el mundo en turismo de salud, su respuesta es contundente. “¿Quiere que sea sincero? Para mí, ¡en fase cero! España tiene un grado de dispersión muy grande y está demorando un proceso que debería ser sencillo. Primero, porque existe la experiencia de otros lugares como ha quedado bien ilustrado y, en segundo lugar, porque pocos países como España tienen el bagaje de promocionarse cara al turismo internacional. ¡Es el cuarto receptor mundial de turistas después de Francia, EEUU y China! Me conformaría con que fuera el octavo en recibir pacientes”.