Formentera se planta contra los party boats

Formentera se planta contra los party boats

El presidente del consell rechaza que puedan irrumpir en la tranquilidad de la isla

Redacción

Barcelona

05/07/2014 - 22:22h

Party boat en Ibiza
Un catamarán, música y alcohol. Mucho alcohol. Así son los party boats, discotecas flotantes presentes en las Islas Baleares desde hace más de una década pero que en los últimos meses están en el punto de mira. Un joven turistas murió en la madrugada del pasado 24 de junio en Ibiza tras lanzarse al mar desde una de estas fiestas que poco a poco se van extendiendo por las aguas isleñas. Aunque de frente se han topado con el rechazo de Formentera, que no quiere que estas embarcaciones irrumpan en su tranquilo modelo turístico.
 
 
Un joven turistas murió en la madrugada del pasado 24 de junio en Ibiza
 
El presidente del consell de la isla, Jaume Ferrer, aseguró que son contrarios a este tipo de embarcaciones por “colisionar con la imagen de tranquilidad y de libertad” con la que se identifica y ha pedido su prohibición a lo largo del litoral. Un rechazo provocado por la petición de varias empresas --que en prinicipio ofrecen estas juergas en alta mar-- para desemabracar en Formentera, según Diario de Ibiza.

A la oposición del consell de Formentera se suman las reticencias mostradas por empresarios náuticos baleares, que a los pocos días del trágico accidente en Ibiza, instaron a regular la actividad del sector para evitar el rechazo y el intrusismo.

Por su parte, la delegada del Gobierno, Teresa Palmer, aseguró el pasado junio que la intención del Ejecutivo no es eliminar los party boats porque “no existe ningún interés por parte de las administraciones públicas en hacer desaparecer este tipo de actividades”.

Palmer defendió que como toda actividad empresarial, genera mano de obra y crecimiento de la economía balear”. Eso sí, siempre y cuando respete la seguridad de las personas y la protección del medio ambiente. La controversia está servida.