Hidalgo, ¿héroe o enterrador?

Hidalgo, ¿héroe o enterrador?

Globalia dominará el turismo español tanto si opta por cerrar Orizonia como si la potencia

“He pasado muchas penurias, pero empezamos a montar un tinglado importante con Halcón creciendo por un lado y Air Europa (que compró tras su quiebra a los ingleses) por el otro”, dijo el dueño de Globalia, Juan José Hidalgo, a la oligarquía madrileña en el influyente foro de la Nueva Economía. Dos décadas después del nacimiento de ambas franquicias, los ejes de crecimiento de Globalia, la empresa familiar que trata de tú a tú a los operadores dominantes del mercado turístico internacional, topan con las duplicidades surgidas de la absorción de Orizonia. El grupo casi quebrado, presidido por Fernando Conte y dominado por los fondos de capital riesgo, recién adquirido por el salmantino tras convencer a la banca con su músculo financiero y capacidad industrial, aportará al imperio de Hidalgo otra aerolínea y centenares de agencias de viaje.

La compra de Orizonia por Globalia, además de pisotear el orgullo de la familia Barceló, oculta respuestas esenciales, según los grupos de interés de ambos gigantes. Pero la unión, planteada en uno u otro sentido, se barrunta desde hace tiempo. En 2008, antes del cambio de ciclo, Hidalgo fue tentado para vender el 100% a su competidor. La operación no cuajó por poco y los de Conte han pagado la factura por su rápido e incontrolado crecimiento. Cuatro años después, ¿ha adquirido Hidalgo cuota de mercado por 140 millones que de otra manera jamás habría logrado? ¿Se ha lanzado a por Orizonia para cerrarla y, por lo tanto, obtener beneficios a medio y largo plazo? ¿Es Hidalgo un héroe que salvará 5.000 empleos? o ¿Será un enterrador de empresas cuya meta es proteger las dos niñas de sus ojos? La industria espera acontecimientos. Los analistas con más expertis temen el vaciamiento de Orizonia y el cierre de los restos. Es momento de purgas, dicen. Los más próximos están convencidos de que hará de Orizonia una empresa rentable como logró levantar Air Europa. Los tiempos, sin embargo, son otros.

Purgas


Los recelos crecen en la tupida red de agencias de viaje de Orizonia. Las 1.500 oficinas de Halcón Viajes, Viajes Ecuador y Travel Plan (Globalia) compiten cara a cara con Vibo (Orizonia) en las ciudades españoles por un cliente menguante. La crisis en 2013 generará más paro y menor consumo, según el consenso de las agencias de análisis y organismos internacionales. Los economistas más extremistas pronostican el 26% de paro, que arrastrará la riqueza del país en un 1,7%, según las predicciones de mal agüero. En muchos casos, esa competencia se sustancia acera frente acera y, unida al exceso de capacidad del mercado, ha desencadenado un expediente de regulación temporal de empleo en el grupo de Hidalgo y en sus competidores.

En ese contexto, prácticamente seis de cada 10 sucursales dependerán de una o de otra manera de Hidalgo. Si los Barceló hubieran mantenido la posición compradora, las garantías para el empleo serían mayores, según los sindicatos. Barceló Viajes apenas cuenta con 300 establecimientos aunque bien posicionados. De hecho, los mallorquines exigían el inmediato pago de las nóminas retrasadas para lanzar la oferta de compra fallida. Su presidente, Simón Pedro Barceló se pronunció, vía comunicado, en la defensa de los puestos de trabajo. Hidalgo aún no ha dicho ni una palabra al respecto pero se vanagloria, también mediante notas de prensa, por presidir, al fin, un emporio turístico indiscutible. Las cifras le respaldan: 5.495 millones en facturación, 19.398 empleados, 2.407 agencias, 33 hoteles en todo el mundo, 51 aviones… e Iberojet.

Salvados

El verdadero sentido de la operación encaja en el segmento mayorista, que aunque supone una porción pequeña de la tarta de la distribución permite generar inercias con la salomónica red de agencias. Aquí también controlará más del 60% de la facturación conjunta: 1.624 millones. Pero, particularmente, Iberojet será la herramienta que permitirá ganar competitividad a Halcón, Ecuador y Travel. La presión sobre los precios en los próximos años será considerable pero, gracias a Iberojet, Hidalgo rivalizará con solidez en la esfera internacional. El touroperador podría ser la herramienta que le faltaba a Globalia para dar un paso en otros mercados tras los fiascos en Portugal o Francia. Es el activo de Orizonia a salvar.

“Air Europa es la que más alegrías le da, pero también la que le genera más disgustos”, confiesa un alto directivo de Globalia sobre la posición de Hidalgo respecto a su aerolínea. Con Orizonia se acoplan al grupo nueve contratos de arrendamiento de otros tantos aviones intercontinentales (A330-2). A la espera de ser la primera en españa en volar con los sofisticados B787, la flota de largo radio de la compañía que dirige la hija de Hidalgo, María José Hidalgo, se nutre de los mismos modelos que utiliza Orbest, de Orizonia. La coincidencia ha permitido que Conte e Hidalgo se intercambiaran los aparatos para adaptarse a las puntas de mercado en varias ocasiones. Air Europa, inmersa en las negociaciones para reducir sueldos a las plantilla y recién salida de un expediente de regulación, anunció que tomará las posiciones que Iberia abandona en el Caribe. Cuba y Santo Domingo, destinos clave de los vuelos chárter, verán la librea de Air Europa hasta seis veces por semana a partir de abril. Para aquel mes, Competencia deberá haber dado el visto bueno o vetado la operación de absorción de Orizonia; pero sea cual sea el fallo, Hidalgo se erige ya como el dueño del turismo español.