La austeridad llega a la Guía Michelin: sin nuevos triestrellados en Catalunya

La austeridad llega a la Guía Michelin: sin nuevos triestrellados en Catalunya

El Celler de Can Roca de Joan Roca y el Sant Pau de Carme Ruscalleda son los únicos restaurantes catalanes que mantienen la distinción

REDACCIÓN

25/11/2011 - 13:32h

El cocinero Jordi Cruz (der,), de Ábac de Barcelona, es felicitado por los hermanos Torres
El reparto de estrellas de la Guía Michelin en España y Portugal, celebrado este jueves por la noche en el Hotel Palace de Barcelona, ha sido austero con los restaurantes de Catalunya. A pesar del prestigio cada vez mayor de los chefs catalanes, sólo dos cocineros han mantenido las tres estrellas otorgadas por la biblia de los viajeros groumet: el Celler de Can Roca de Joan Roca y el Sant Pau de Carme Ruscalleda. En toda España, sólo existen tres restaurantes más con esta distinción: los vascos Aquelarre de Pedro Subijana, Arzak de Juan Mari Arzak y Martín Berasategui.

Ferran Adrià ha salido de la publicación al transformar El Bulli en una fundación para el desarrollo en el campo de la alimentación, y Xavier Pellicer, sucesor de Santi Santamaria y antiguo cocinero de Àbac, tiene todo 2012 para demostrar su valía delante de los fogones de Can Fabes y recuperar la tercera estrella.

“No es un castigo por el trabajo mal hecho, sino por las circunstancias de la desaparición de Santi”, ha declarado el chef tras conocer que había bajado de categoría. Asegura que el objetivo es una motivación extra. “Tenemos que mirarnos las cosas desde la perspectiva del vaso medio lleno, porque seguimos en una posición de privilegio”.

El chef desaparecido hace nueve meses recibió un homenaje de los creadores de la prestigiosa Guía Roja. Tanto por parte del director general de Michelin en España y Portugal, José Rebollo, como del conseller responsable de alimentación, Josep María Pelegrí. Un aplauso que compartió con Ferrán Adriá, ambos responsables de realzar “la categoría internacional de la gastronomía catalana”, en palabras de Rebollo.

Suman estrellas

Quien está de celebración es el antiguo jefe de Pellicer, Jordi Cruz. Tal y como él mismo daba por supuesto, el Àbac ha ganado la segunda estrella. De esta forma, llena el espacio que han dejado la cocinas barcelonesas de el Drolma de Fermí Puig y el Lluçanés de Àngel Pascual. Ambos tenían una estrella pero echaron el cerrojo tras el verano motivados por la crisis económica.

También han subido a la categoría de dos estrellas el restaurante El Club Allard y Diverxo, ambos de Madrid, y Ocean, de Faro (Portugal). Las mantienen los catalanes Lasarte (Barcelona), Les Cols de Olot (Girona) y Miramar de Llançà (Girona).

Por otro lado, se incorporan en la guía el Casamar de Llafranc, que consigue la primera estrella. También aparecen por primera vez en la publicación los restaurantes Maralba (Albacete), Solana (Cantabria), Rodrigo de la Calle (Madrid), Nerua (Bilbao), Choco (Córdoba), Marqués de Riscal (Álava), Lillas Pastia (Huesca), Es Fum (Mallorca), Jardín (Mallorca), Annua (Cantabria), Casa Marcelo (A Coruña), Silabario (Pontevedra), Feitoria (Portugal) y The Yeatman (Portugal).

Bajan de categoría

Entre las supresiones destaca La Alquería de Sanlúcar La Mayor (Sevilla), que pierde las dos que tenía. En la categoría de una estrella y que, por tanto, desaparecen de la guía: Koldo Miranda (Asturias), A Rexidora (Ourense), Gadus (Mallorca), La Solana (Asturias), La Broche (Madrid), Café de París (Málaga), Tierra (Toledo), Ramiro's (Valladolid), Ikea (Vitoria) y Amadues (Portugal).