La Generalitat mete a Booking en el redil

La Generalitat mete a Booking en el redil

El portal de reservas expulsará a los ilegales y marcará el camino a Airbnb y Homeaway

Redacción

Barcelona

06/09/2015 - 11:48h

Sede central de Booking en Ámsterdam (Holanda)

Sin precedentes. La Generalitat mete a Booking en el redil, consiguiendo que el gigante del alquiler vacacional expulse a los apartamentos sin licencia. La decisión llega tras un acuerdo entre el intermediario on line -el segundo mayor del mundo- y el gobierno catalán. El movimiento también marca el camino a Airbnb o Homeaway, que están buscando su encaje legal en España.

El pacto se plasma en un plan de actuación que impedirá a apartamentos, casas o villas inscribirse en Booking si no disponen de un código del Registro de Turismo de Cataluña (RTC). La etiqueta alfanumérica es lo único, asegura la Generalitat, que garantiza "que el piso turístico es legal y que cumple con los requisitos de calidad y transparencia fiscal".

Consecuencias

El acuerdo entre Booking y la Generalitat entraña dos consecuencias inmediatas. A nivel operativo, el portal se enfrenta a la posibilidad de perder 1.300 propiedades listadas en Barcelona, esto es, un 20% de los propietarios que eligen el portal para alquilarlo a turistas.

En el resto del sector, también habrá onda expansiva. El pacto deja la pelota en el tejado de operadores como Airbnb, Homeaway, Niumba o Rentalia. Estos intermediarios no se han comprometido a perseguir el fraude, y, de hecho, frecuentemente se les señala por amparar a profesionales camuflados de particulares o el anuncio de pisos sin licencia de alquiler.