La 'ley seca' barre el garrafón de Fin de Año en Cataluña

La 'ley seca' barre el garrafón de Fin de Año en Cataluña

La normativa arrincona los 'dos por uno' y la 'barra libre' a fiestas privadas

Imagen de una discoteca
Las grandes juergas etílicas en discotecas y locales de ocio han desaparecido del paisaje de Fin de Año catalán. Al menos a la vista del gran público, dicen los expertos. Las ofertas tipo dos por uno o barra libre para Nochevieja, cuya promoción está prohibida por ley desde 2009, se ofrecen sólo en eventos privados.

“Este año las fiestas cuyo reclamo es la ingesta masiva de alcohol son muy pocas, casi testimoniales”, indica Joaquim Boadas, secretario general de Fecasarm (Federación Catalana de Locales de Ocio Nocturno). En 2013, la asociación no ha detectado “casi ninguna” verbena que vulnere la normativa. “Nuestros socios han informado de algún hotel y poco más”, añade Boadas.

Un vistazo rápido en Internet arroja las mismas conclusiones. De entre miles de ofertas, sólo el hotel Frontair Congress (Exe) de Sant Boi de Llobregat o el Palacio del Flamenco en el centro de Barcelona anuncian cena más bar abierto para la noche del martes. Ambos establecimientos se exponen a multas de hasta 600.000 euros, ya que la Ley autonómica de Salud Pública de 2009 prohíbe captar clientes con este gancho.  
 
La ley impide desde 2009 captar clientes con el gancho de la bebida
 

“En la mayoría de los casos, los locales actúan por desconocimiento”, explica Boadas. Con todo, la ignorancia no exime del cumplimiento de la ley, ni alivia el perjuicio económico. “Son competencia directa para nuestros locales. Y la ley es igual para todos”, tercia el empresario.

La presión combinada de las federaciones de ocio nocturno y el departamento catalán de Interior ha arrinconado las barras libres. Sólo fiestas privadas como La Melon Party de Vilanova y la Geltrú las anuncian. “Y no es una barra libre como tal, si no una verbena privada para socios, con muchas más actividades”, explica Úrsula, relaciones públicas de La Melon.

Paralelamente, Fecasarm ha avanzado a 02B que el lunes enviará comunicaciones a varios locales y a Interior instando a cumplir la normativa. “La ley anti-happy hour está vigente desde hace cuatro años, así que no hay excusa”, añade el secretario general.  
 
El precio medio de las verbenas es de 30 euros con dos consumiciones
 

Por otro lado, el precio de las verbenas de Fin de Año en Cataluña se ha estancado entorno a los 30 euros con dos consumiciones, una promoción que sí permite la ley, informa Fecasarm. “Los consumidores tienen un poder adquisitivo menguado”, recuerdan.

Asimismo, las macrofiestas en pabellones municipales o locales públicos de grandes dimensiones van a la baja. La tragedia ocurrida en el multiusos Madrid Arena en noviembre de 2012 ha endurecido las condiciones para acceder a un permiso para organizarlas.