La maleta ya no es un incordio en los viajes de trabajo o placer

La maleta ya no es un incordio en los viajes de trabajo o placer

No-luggage transporta el equipaje entre el aeropuerto y el hotel para que los viajeros disfruten al máximo en su destino

Sonsoles Vázquez

Madrid

27/04/2016 - 17:00h

Los turistas o viajeros de negocios, sin equipaje, pueden disfrutar más en su destino

Fundada por el emprendedor barcelonés Alex Payà, con el apoyo de la aceleradora de startups Ogilvy Upcelerator, el servicio de No-luggage evita a los viajeros tener que ir a reuniones o almuerzos de trabajo con las maletas encima, o pasear por la ciudad cargando con el equipaje después de realizar el 'check out' en el hotel.

Con bridas irremplazables

Alex Payà explica que se le ocurrió la idea de crear la empresa hace dos años, cuando perdió un vuelo por culpa del equipaje. "Almorcé con unos clientes en Madrid y tenía la maleta en el hotel. Tuve que coger un taxi para recogerla e ir al aeropuerto. No llegué a tiempo y perdí el vuelo. La carrera me costó 60 euros y tuve que comprar un nuevo billete".

Para el creador de No-luggage su servicio se califica con cuatro adjetivos: cómodo, eficaz, seguro y económico. "Cómodo, porque no hay que preocuparse de las maletas desde el momento en que se hace el 'check out' en el hotel hasta el 'check in' en el aeropuerto".

"Eficaz, porque garantizamos la puntualidad, y seguro, porque usamos bridas irremplazables en el equipaje que firma cada cliente. Es el mismo sistema que usan los bancos para registrar las bolsas de dinero que son transportadas", añade Payà. Además, cada equipaje está asegurado por un importe de 3.000 euros.

Este año, en todos los aeropuertos españoles

No-luggage resulta también bastante económico. Su precio es de 16 euros por el transporte de dos maletas y no cobra cargos por el pago con tarjeta de crédito. Otra de las ventajas que ofrece es que potencia el uso del transporte público, especialmente con origen y destino al aeropuerto, haciendo totalmente prescindible el uso del transporte privado por culpa del equipaje.

Tras iniciar sus operaciones en Barcelona y Madrid, el plan de expansión de la compañía contempla implantarse durante este año en todos los aeropuertos de España y, a principios de 2017, en otros aeródromos europeos.

En su primer año de funcionamiento, ya ha llevado a cabo unos 20.000 servicios, repartidos al 50% entre viajeros vacacionales y profesionales.