La precariedad laboral crece en el año del récord turístico

La precariedad laboral crece en el año del récord turístico

Los contratos indefinidos caen el 2,6% en el tercer trimestre del año respecto a 2012

Terraza en el centro de Valencia
El turismo de sol y playa tira, junto a las exportaciones, de la economía española. Según la última Encuesta de Población Activa (EPA), entre julio y septiembre, el sector servicios ha sido el único que ha generado empleo: 123.900 contratos nuevos.

El boom turístico ha hecho los deberes en un año de récord, pero ha liderado una exigua recuperación a costa de la temporalidad. En los últimos tres meses, los contratos sin perspectivas de futuro han aumentado el 7,7%, mientras que los indefinidos han caído poco más del 1% respecto al trimestre anterior.

Más empleo en 2012

Las cifras son menos alentadoras si se comparan con el tercer trimestre de 2012. En el verano de la prima de riesgo a máximos históricos y del posterior rescate bancario a manos del Eurogrupo, el turismo tenía incluso más músculo laboral.

Entre julio y septiembre de 2012, pese a la desconfianza cernida sobre España, el tercer sector contaba con 10.892 asalariados. El 2,2% más respecto al mismo periodo de 2013.

Menos indefinidos
 
Los contratos indefinidos son los que se han evaporado con mayor facilidad en un año. Han caído el 2,6%. Los empresarios del sector prefieren optar por los contratos temporales. En este caso, la tasa interanual tan sólo se ha reducido el 0,8% en ese mismo periodo.

 
 
La tasa interanual de contratos temporales tan sólo se ha reducido el 0,8%
 

Los acuerdos laborales de carácter puntual han servido para copar puestos en bares, restaurantes y hoteles que cada vez acogen a más turistas. Por poner un ejemplo, las pernoctaciones hoteleras en Catalunya han pasado de los 36 millones en 1999 a los 48 millones el último año. Las previsiones de estudios elaborados por entidades como CatalunyaCaixa estiman que 2013 cerrará con 49 millones de noches de hoteles reservadas.

Cifras de otoño


Las cifras de verano son un oasis para la elevada tasa de paro. Pero en septiembre y, sobre todo, octubre la realidad laboral es otra. La tasa intermensual del paro crece. Aunque este último año, el otoño muestra atisbos de recuperación.

Hace dos meses, el paro volvía a escalar en 25.572 desempleados hasta las 4,7 millones de personas sin empleo. Un aumento tras seis meses con caídas ininterrumpidas. Aunque también era la mejor cifra en su mes desde 2007.

Por su parte, octubre cerraba con 88.000 desempleados mas en tasa intermensual pero con 22.138 parados menos si se comparaba la cifra con el mismo mes de 2012. Es decir, una noticia alentadora, ya que hacía seis años que no se creaba empleo neto. Y todavía menos, en época post estival.