La reestructuración en el Reino Unido reportará a Thomas Cook 130 millones de euros

La reestructuración en el Reino Unido reportará a Thomas Cook 130 millones de euros

El grupo turístico cierra el ejercicio fiscal con 472 millones de euros en pérdidas

El grupo turístico británico Thomas Cook ha registrado anunciados 'números rojos' al cierre de su año fiscal 2011, que concluyó el 30 de septiembre. El obligado plan de reestructuración que se ha puesto en marcha en el Reino Unido y que se materializará con el ya anunciado cierre de agencias de viajes en el país arrojará, según Thomas Cook, unos aportes de 110 millones de libras (130,8 millones de euros).

La reestructuración se concentrará en 115 puntos de venta, según declaraciones del CEO del grupo, Sam Weihagen, lo que supondrá la pérdida de unos 660 puestos de trabajo. La compañía abre un periodo de 90 días de consultas para llevar a delante esta reestructuración, publicaba este miércoles el rotativo digital Travelmole

En cuanto al balance neto de resultados finales, arroja unas pérdidas antes de impuestos de 398 millones de libras esterlinas (472,4 millones de euros). Un  año negro para la operativa de Thomas Cook, ya que doce meses antes consiguió ganancias de 42 millones de libras (49,8 millones de euros).

Neckermann, mejor


Portavoces del área de Finanzas de Thomas Cook en Baleares han declarado a 02B que “los resultados de la parte anglosajona de la compañía han sido fatales, no obstante en Alemania, Austria y Países Bajos donde operamos como Neckermann, que es una marca con prestigio y solera, las reservas a Baleares para el año que viene son buenas”.

Las misma fuentes añaden que “en Inglaterra a raíz de las noticias de refinanciación de la deuda, los clientes han desistido de comprar un paquete a Thomas Cook. Aunque no se esté en una situación de quiebra, los potenciales clientes pierden la confianza y se dirigen a la competencia”.

Más ingresos, pese a todo

Ha sido un año con mayores ingresos, pues Thomas Cook ha alcanzado una cifra de negocio creciente de 9.809 millones de libras esterlinas (11.643 millones de euros). Curiosamente, estos incrementos sustanciales en facturación, del 10% respecto a un año atrás, no han contribuido a aligerar las pérdidas.

Sam Weihagen ha preferido quedarse con las buenas noticias, y ha destacado en un comunicado que, tratándose de un año con muchos desafíos por delante, se ha logrado así y todo un beneficio operativo de más de 300 millones de libras.

Y es que la caída de los beneficios en el propio Reino Unido ha sido negativa para los intereses globales del grupo, además del deterioro del negocio en Francia