La triple tasa en Catalunya ahogará al turismo

La triple tasa en Catalunya ahogará al turismo

Los establecimientos estiman que el precio medio de los viajes al destino catalán se encarecerán un 20%

CRISTINA NAVEDA

17/07/2012 - 13:56h

Turistas en las Ramblas de Barcelona
El turismo en Catalunya aguanta, pero no es un corcho que pueda flotar en cualquier circunstancia. La imposición de la “triple” tasa en el destino --la subida del IVA, las tasas aéreas y la turística-- “ahogará” a este sector y no ayudará a incentivar el consumo ni a crear empleo, aseguran aerolíneas, establecimientos y hoteleros.

Así, el presidente de Unión Catalana de Agencias de Viajes Especializadas (Ucave), advierte que estas medidas supondrán que el precio medio de los viajes aumente un 20% en el destino como receptor de turistas.

“Los catalanes se lo pensarán dos veces antes de planear una escapada o unas vacaciones, al igual que les ocurrirá a los extranjeros interesados en desplazarse a Catalunya”, indica Serra.

“Nos sentimos trimarginados”, asegura el directivo. “El incremento de costes al consumidor frenará el consumo y la contratación. Pedimos que se deje respirar al sector turístico”.

Entrada en vigor de las tasas

El presidente de UCAVE explica el aumento de la tasas aeroportuarias, el pasado 1 de julio, generó “confusión y disconformidad” entre los viajeros, que se mostraban contrarios a pagar más impuestos por un billete comprado con meses de anterioridad.

Ahora, el anuncio del aumento de dos (del 8% al 10%) y tres puntos (del 18% al 21%) del IVA a partir de septiembre ha sembrado el “miedo”. Los establecimientos catalanes señalan que muchos usuarios que pensaban desplazarse durante los meses de verano van a optar por quedarse en casa. Esto generará una “inevitable” caída de los puestos de trabajo relacionados de manera directa con el sector, explican.

Por último, la tasa turística que la Generalitat ha decidido implantar en Catalunya, aunque no se hará hasta el 1 de noviembre, peligrará igualmente la “competitividad” de la industria turística catalana frente al resto de España, al sumarse a los otros dos gravámenes.