Las agencias de viajes presumen de recuperar empleo

Las agencias de viajes presumen de recuperar empleo

CEAV asegura que en 2014 las plantillas han crecido un 5%, lo que significa 2.800 puestos más

Gabriel Trindade

Barcelona

29/12/2015 - 19:44h

El 2014 ha supuesto un respiro para el sector de las agencias de viaje. Así lo afirma el presidente de la Confederación Española de Agencias de Viaje (CEAV), Rafael Gallego, quien asegura que ha sido el primer año desde el inicio de la crisis en que se ha conseguido generar empleo.

Gallego explica que, según los datos de su patronal, el sector ha ganado 2.800 empleos, lo que supone un incremento del 5%. El directivo señala que la mayor parte del empleo generado se debe al autoempleo o pymes de uno o dos trabajadores. La buena marcha de este año se debe a la recuperación del mercado emisor y, sobre todo, a las labores de los touroperadores con el receptivo.

CEAV calcula que en lo que va de crisis se han destruido más de 6.000 puestos de trabajo. Puede parecer una cifra pequeña, sobre todo si se tienen en cuenta los cierres de Marsans (2010) y Orizonia (febrero 2013) o los EREs que han aplicado grandes operadores del marcado español como Globalia.

Gallego argumenta la cifra: "Tras las quiebras de Marsans y Orizonia, siempre apareció un grupo empresarial dispuesto a comprar la infraestructura a costes bajísimos a cambio de mantener el empleo. Así, no se han distruido muchos puestos de trabajo, se han transformado".

La explicación de CEAV casa con las tendencias detectadas por Amadeus en un estudio de 2012. El proveedor tecnológico observó una fuerte destrucción de empleo en los primeros años de la crisis. Entre 2006 y 2011, se destruyeron casi 3.000 empresas. En 2012, la cierre de agencias se redujo a 300.

El cese de todas estas compañías fue un golpe para el sector, aunque visto en perspectiva se suaviza. En 2006, España contaba con una ratio de dos agencias por cada 10.000 habitantes, el más elevado de Europa.

La perspectiva para el próximo año es una incógnita. Gallego teme que se sufra una caída del mercado receptivo. "Los países competidores de España en el norte de África están volviendo a estabilizarse. Es posible que este año haya sido nuestro techo", explica. No obstante, confía en que el emisor siga una tendencia alcista en sintonía con la recuperación económica