Las estafas on line más comunes a la hora de reservar las vacaciones

Las estafas on line más comunes a la hora de reservar las vacaciones

Los ciberdelincuentes aprovechan el verano para cazar a usuarios con ofertas inexistentes o con el robo de datos personales

Estefania Oliver

Barcelona

09/07/2015 - 18:31h

Las ofertas que caducan en pocos minutos acostumbran a ser motivo de estafa.

Tras muchos días de búsqueda, al final das con las vacaciones soñadas. Es el alojamiento perfecto en el lugar que buscabas. Pero, de repente, llega el momento de disfrutar de ese merecido descanso y ¡horror! La reserva no existe, el apartamento está ocupado o, simplemente, es que nunca había estado disponible. Esto puede ocurrir y ocurre en España.

En estos meses, tanto los delincuentes comunes como los ciberdelincuentes aprovechan que los usuarios buscan ofertas, hoteles o viajes de última hora para cazarles. "Ponen en alquiler inmuebles que no son suyos o que ya están alquilados. Es una estafa bastante común. Incluso crean webs con ofertas falsas. En este caso no son ciberdelincuentes como tal, sino que utilizan la red o internet para poder pillar a más gente", explica a 02B uno de los directivos de la empresa de seguridad Kaspersky Lab, Bosco Espinosa de los Monteros.

Google te ayuda 

Por ello, y para evitar ser una víctima más, se recomienda a los usuarios reservar las vacaciones en páginas web reputadas o con cierto prestigio. Además, también puede ayudar mucho ver opiniones anteriores de otros clientes o usuarios. "Google incluso tiene una herramienta propia (safebrowsing) para comprobar la reputación de una web", subraya De los Monteros.

Pero los ciberdelincuentes van todavía un paso más allá. Se dedican no sólo a publicar ofertas que no son ciertas, sino que para más inri roban los datos personales de los usuarios. "Si la oferta es demasiado buena, desconfía", añade este experto.

Incluso puede que la reserva sea cierta, el usuario llegue al hotel o al apartamento alquilado, disfrute de sus vacaciones pero a la vuelta, ¡sorpresa! En la cuenta hay menos dinero. "El ciberdelincuente lo que va a intentar es obtener los datos bancarios del usuario". Así puede seguir haciendo compras o cobrar otros servicios.

Tarjetas con seguro

Para evitar esta sorpresa desafortunada es necesario mirar las formas de pago más seguras. Según apunta De los Monteros, hay códigos que permiten saber si la web es segura y si se protegen los datos. Un ejemplo es el código https en la URL del navegador que indica que los pagos realizados están protegidos.

Son pequeños detalles que, si no se conocen, pueden ocasionar más de un quebradero de cabeza y dejar el bolsillo del usuario temblando. Además, pagar con tarjeta permite también contar, en la mayoría de casos, de un seguro y, por tanto, poder a posteriori recuperar el dinero. "Es mejor que realizar una transferencia o pagar en metálico", insiste este directivo de Kaspersky Lab.

Denunciar la estafa

Asimismo, De los Monteros aconseja evitar pagar desde el móvil o la tablet ya que algunos portales no están adaptados a estos dispositivos y es difícil poder leer la letra pequeña o lo que realmente se está reservando. Además, la urgencia tampoco es buena en estos casos. "Las ofertas que caducan en 10 minutos son muy atractivas, pero es mejor perder un minuto más y comprobar que la web es segura".

Y si, por desgracia, se ha sido víctima de algunas de estas estafas, siempre se recomienda denunciar. Si no es así, la policía no tendrá nunca constancia. "El año pasado se llegó a comprobar que una sola empresa con estas microestafas había conseguido cinco millones de euros", remarca De los Monterios. Por ello, aunque se haya estafado una cantidad pequeña siempre es aconsejable denunciar el caso.