Las inversiones turísticas expuestas a los caprichos de Kirchner tras el ‘caso Repsol’

Las inversiones turísticas expuestas a los caprichos de Kirchner tras el ‘caso Repsol’

NH y Meliá son las mayores empresas del sector con intereses en Argentina que, como la petrolera o Marsans, pueden sufrir medidas unilaterales

El Ibex 35 está en Argentina y Cristina Fernández de Kirchner ha generado con la decisión de expropiar YPF un marco de inestabilidad jurídica que pone contra las cuerdas a un buen grupo de empresas españolas. El sector turístico tampoco se libra.

Que Argentina usurpe emblemas ibéricos no es nuevo. Para muestra un botón: en 2009 el Grupo Marsans se quedó sin Aerolíneas Argentinas por cuyas acciones aún no ha recibido ningún tipo de compensación.

Hoy por hoy, junto a Repsol, tienen presencia en la antigua colonia española otros importantes actores. El sector que parece estar en el punto de vista de la política peronista es el energético. Gas Natural Fenosa, Endesa y Elecnor podrían ser los próximos objetivos en aras de la solución al déficit energético que ha alegado el Gobierno argentino para decretar la nacionalización de la filial de la petrolera española.

Pero sin embargo, las empresas turísticas españolas tienen intereses en la zona que ahora podrían estar en riesgo. En el sector hotelero, NH cuenta en Argentina con 13 hoteles y la mayoría de ellos --ocho en total-- está en Buenos Aires, mientras que Meliá gestiona tres establecimientos que suman 300 habitaciones.

Casinos


La catalana especializada en la industria del juego, Cirsa, ha abierto varios casinos en Argentina dentro de su plan de internacionalización que focaliza en el continente americano. La oferta global que ha construido Manuel Lao, su presidente, está formada por 32 casinos tradicionales, 83 casinos electrónicos, 33.000 máquinas recreativas, 88 salas de bingo, 140 salones de juego, 110 centros de apuestas deportivas y 993 terminales de Videoloterías en España, Italia y Latinoamérica.