Las tarifas de teléfono se rebajan para el turista europeo

Las tarifas de teléfono se rebajan para el turista europeo

Entra en vigor el una normativa de la Unión Europea que fija muy por debajo de los precios de los últimos años el precio de llamadas, sms y datos para Internet

Normalmente, los españoles viajan con el móvil durante sus vacaciones. Eso sí, acostumbra a quedarse en la maleta para no tener sorpresas en la factura final. Los grandes recargos por descuidos o inconsciencia de los usuarios son un clásico de cada septiembre. Sin embargo, desde este verano, las cosas van a cambiar debido a que han entrado en vigor las tarifas máximas para compañías de telefonía móvil en la Unión Europea.

Desde el 1 de julio --fecha en que entraron en vigor las nuevas tarifas máximas de móvil para usuarios en itinerancia en la Unión Europea--, un ciudadano paga el coste de las llamadas a 29 céntimos el minuto (hasta ahora era de 35 céntimos) y mensajes SMS a 9 céntimos. Además, cada Megabyte tiene un coste máximo de 70 céntimos (hasta ahora no había un máximo). Las tarifas para internet se irán reduciendo, igual que el resto de precios en los años sucesivos.

Las compañías espabilan


Debido a esta regulación, las compañías ya han empezado a espabilar para intentar hacer negocio. Vodafone ha lanzado una tarifa integrada diaria del mercado español que incluye voz, datos y SMS en itinerancia por Europa. Esta oferta, que ya está disponible permitirá que los clientes puedan usar su smartphone en Europa sin preocupaciones, exactamente igual que lo hacen en España.

Hasta ahora, el coste del roaming frenaba el uso del móvil en el extranjero. Con ello, los usuarios también dejaban de utilizar las app específicas de turismo. De hecho, un estudio del portal especializado Tripadvisor indicaba que el sobre coste de este sistema al cruzar la frontera es la mayor “frustración” de los usuarios que viajan con el smartphone, según reconoce el 69% de los viajeros encuestados.

El mismo informe indicaba que el 34% de los participantes en la encuesta revela que en más de una ocasión ha recibido una sorpresa “desagradable” en la factura del móvil tras volver de un viaje por los gastos de roaming. Y para evitar el disgusto, el 54% de los españoles desconecta dicho servicio al salir del país.