Los comercios de BCN se estrenan en domingo

Los comercios de BCN se estrenan en domingo

Los locales levantan las persianas tras el acuerdo entre el Ayuntamiento y el sector

Redacción

Barcelona

29/03/2014 - 20:42h

Paseo de Gracia, la 'milla de oro' de la ciudad de Barcelona
Los locales de Barcelona levantarán las persianas este domingo como cualquier otro día. Será el primero de los nueve festivos que los comercios de la capital catalana podrán abrir sus puertas al público después de que el Ayuntamiento liderado por Xavier Trias (CiU) pactara un nuevo calendario con los representantes del sector.

El consistorio ha escogido con detalle cada uno de los festivos. Y en esta ocasión, el día no es casual. Se trata de la víspera de la inauguración del salón Alimentaria, organizado por Fira de Barcelona. En el calendario laboral también se ha incluido el 29 de junio --coincidiendo con el Pride Barcelona-- y las fechas punta de los cruceristas: el 18 de mayo y el 14 de septiembre.
      
 
La prueba de fuego llegará en julio y agosto, meses en los que el Ayuntamiento permitirá a los comercios aprovechar la temporada alta
 

De esta forma, se sustituirá el 12 de octubre y el 1 de noviembre, mientras que se mantendrá el 5 y el 12 de enero; el 6 de julio y el 6 , 8 y 21 de diciembre.

La prueba de fuego llegará en julio y agosto, meses en los que el Ayuntamiento permitirá a los comercios aprovechar la temporada alta de turistas para abrir los domingos entre las 10.00 y las 14.00 horas.

El concejal de Comercio , Consumo y Mercados , Raimond Blasi , ha explicado a Europa Press que "desde este mismo domingo todos los comerciantes verán ampliadas las posibilidades de sacar provecho al gran potencial turístico de Barcelona para generar actividad económica y consumo en el comercio local".

Trias ha sellado el nuevo calendario con Turisme de Barcelona, Pimec o la Confederación de Comercio de Catalunya, entre otras entidades. Pero no ha encontrado el mismo apoyo en las filas de los sindicatos mayoritarios.

CCOO y UGT de Catalunya rechazan el plan porque consideran que en la negociación no se ha contado con los trabajadores ni se han valorado los efectos negativos en materia de conciliación o en la organización de las vacaciones de verano.