Los europeos, insatisfechos aunque hacen más vacaciones que nadie

Los europeos, insatisfechos aunque hacen más vacaciones que nadie

Son los trabajadores que disfrutan de la mayor cantidad de días libres al año, sin embargo, se quejan de la contaminación laboral de los descansos

Los trabajadores europeos disfrutan de la mayor cantidad de vacaciones al año, según un estudio de Expedia. Sin embargo, se quejan de la contaminación laboral que sufren durante los periodos de descanso. Este año, el sitio web ha encuestado a 8.535 personas en 24 países y cinco continentes. La conclusión del sondeo demoscópico ofrece un contraste dramático entre los saldos del trabajo y la vida privada en todo el mundo.

En Francia, por ejemplo, se conceden un promedio de 30 días de vacaciones al año. Es de los pocos países donde se agotan en su totalidad. Curiosamente, el 90% de los franceses dijo que no era suficiente. Los europeos, en general, tienden a recibir más libranzas que los asiáticos y estadounidenses.
 
 
Los españoles promedian 30 días, aunque consumen 26
 
En Dinamarca, el promedio es de 30 días aunque se consumen 29. Los españoles están en una situación similar. Promedian 30 días, aunque consumen 26 días. Italia es donde se reparten menos vacaciones y, también, el país en el que sus asalariados ceden más jornadas. Toman dos tercios del total.

Mientras, en Asia y Estados Unidos (EEUU) las vacaciones son más reducidas. También sienten que la desconexión no es total, según la encuesta. Los estadounidenses acceden a 14 días de fiesta al año pero solicitan un promedio de diez. El nivel de insatisfacción es menor que en Europa. El 59% dijo sentir que no tienen tiempo libre para su ocio, la cifra contrasta con el 90% que respondió en ese sentido en Europa.
 
 
El nivel de insatisfacción en EEUU es notablemente menor que en Europa
 
En Asia, donde la cultura del sacrificio está muy arraigada, el estudio mostró, como era de esperar, que algunas de las economías más grandes del continente asignaron el menor volumen de vacaciones. Además, los trabajadores son los más propensos a sacrificar buena parte de ese derecho laboral.

El fenómeno se da con particular intensidad en Japón y Corea del Sur. De los 18 días anuales de media, los japoneses solicitaron siete. Mientras, los coreanos hicieron una semana durante 2012. Tenían derecho a un máximo de diez días.

El clima de insatisfacción general en Europa tiene un culpable y no es el jefe. La encuesta señala a Blackberry. El 93% de los franceses admite que consulta el buzón de voz y el correo electrónico durante las vacaciones. La India y Tailandia se mueven en porcentajes similares: 94% y 92%, respectivamente.

Británicos y daneses son los ciudadanos que mejor saben separar el ámbito laboral del vacacional. Menos de la mitad usa el teléfono inteligente en la playa. El respeto de los jefes a las vacaciones se valora con una media del 76% en Europa.

Los mejores directores, según la opinión de los empleados, son los suecos. El 80% de ellos valoró positivamente la actitud de los responsables en vacaciones. Los italianos dan la nota más baja. El 44% aprueba la actitud de los directivos durante la desconexión de sus colaboradores.