Los herederos del semanario Editur naufragan con sus negocios

Los herederos del semanario Editur naufragan con sus negocios

Los Vila Regard, que controlaron el magazín de turismo más prestigioso de España, acumulan concursos

Ignasi Jorro

Barcelona

18/06/2015 - 21:11h

Cabecera de Editur en 2008 y la Ciudad de la Justicia de Barcelona

Los herederos del semanario de turismo español Editur, el más influyente del país, están abonados al infortunio. Después de liquidar la publicación que heredaron de su padre, los hermanos Vila Regard tampoco triunfaron con sus respectivos negocios. El último Santiago, hijo del fundador de Editur, cuya promotora entró en concurso en mayo.

Vila Regard es el principal accionista de Gepro XXI, la cabecera de un grupo de empresas gravemente afectada por la crisis del ladrillo. Gepro, administrada ahora por el bufete Rabionet, construyó promociones inmobiliarias, hoteles e invirtió en centros médicos. El holding llegó a tener su propia compañía de jets privados: Corporatejets XXI.

El concurso no es el primero con el que se topan los Regard. Antes, Miquel, hermano de Santiago, vio la publicación hundirse por la crisis publicitaria en el papel que llegó a rebufo de la recesión económica.

Quiebra

Editur dejó de pagar a sus proveedores en 2009, exactamente cincuenta años después de su fundación por Jorge Vila Fradera, padre de los dos hermanos. La pieza procesal acabó en 2013 con la liquidación de la sociedad Ediciones Turísticas SA por ausencia de activos. "Fue una quiebra por derribo. No había nada", aseguran fuentes conocedoras.

Antes, Editur había marcado buena parte de la modernización turística de España. El semanario era el producto estrella de la editorial homónima, y en 1998 alcanzó su número 2.000. Diez años después acometió un rediseño para retener lectores y aguantar los vaivenes del mercado. Fue en vano: cerró un año después.

Embajador

El infortunio de los Vila Regard no acabó aquí. Miquel, el que fuera consejero delegado de Editur, fue nombrado delegado de la Generalitat en París dos años después de que se hundiera el magazín. El también abogado era cónsul honorario de Lituania en Barcelona y presidente de la Asociación de Prensa Profesional (APP, después Coneqtia).

El directivo sustituyó a Apel·les Carod, hermano del dirigente nacionalista Carod-Rovira en la cuasi embajada. No obstante, tras su nombramiento trascendió que acarreaba 14 expedientes a sus empresas y dos procedimientos de embargo en 2007 y 2010.

Mientras, su hermano Santiago también ha sumado reveses. Según el Registro Mercantil, Copresac SL, la otra sociedad en la que figura como administrador, está en liquidación.