Los precios de las discotecas en Nochevieja, como en los años 90

Los precios de las discotecas en Nochevieja, como en los años 90

La supresión de la paga extra de muchos trabajadores tendrá un impacto directo en el gasto para este año

Estefanía Oliver

23/12/2012 - 19:13h

Una fiesta en una discoteca
Los tiempos pasados fueron mejores, al menos para el sector del ocio de la Comunitat Valenciana. Y es que desde que arrancó la crisis en 2008 los precios han ido descendiendo ante la escasa demanda.

Y cuando parecía que ya no podían caer más, el sector augura para este año una Nochevieja más negra. “Los precios de las discotecas oscilan entre los 15 y 30 euros, situándose a niveles de los años 90”, lamenta el portavoz de la Federación de Hostelería de Valencia, Vicente Pizcueta.

Además del aumento de la tasa de paro --con cerca de cinco millones de personas sin empleo-- se suma este fin de año que los que trabajan también han visto recortadas las nóminas de diciembre, con la supresión de la paga extra de Navidad. “Esto repercutirá negativamente en el gasto y el consumo bajará un peldaño más”, asegura Pizcueta.

Entradas a última hora

Como la situación económica obliga, en muchos casos, a apretarse el cinturón la gente espera a última hora para comprar las entradas de los pubs y discotecas para celebrar el 31 de diciembre. “Las ventas anticipadas ya se reducen a los últimos días y Nochevieja se parece cada vez más a un sábado cualquiera”, detallan desde la Federación de Hostelería de Valencia.

Sólo en los packs promocionales que hacen algunos hoteles con la opción de cena de fin de año más cotillón y una noche en el establecimiento, los precios se sitúan por encima de los 100 euros. Así como en otras comunidades autónomas como Madrid donde la horquilla de precios es mucho más amplia y varía de los 15 euros a los 200, según el nivel de glamour de la sala.

Sin embargo, cada vez, más los bares de copas abren en Nochevieja y por lo tanto hay una mayor oferta de locales con entrada gratuita. “Esto es lo que hace que en Valencia, por ejemplo, baje mucho el precio medio”, subraya Pizcueta. Con todo, no es que se reduzca el número de personas que salen de fiesta el último día del año, sino que lo que cae es el volumen de gasto, insisten desde la Federación.