Los tripulantes de cabina y pilotos de Air Europa arremeten contra la dirección

Los tripulantes de cabina y pilotos de Air Europa arremeten contra la dirección

Aseguran que los recortes salariales que plantea la compañía se destinarán a tapar agujeros de otras compañías del grupo

“No es de recibo pagar facturas de otras empresas con el sueldo de los trabajadores de Air Europa”, explica con lamentación el portavoz del sindicato Sepla y piloto de la compañía desde hace 20 años, Luis Crespí.

Y es que la rebaja salarial que ha planteado la aerolínea para tripulantes de cabina y pilotos ha levantado ampollas. Los trabajadores denuncian que la facturación de la compañía no ha bajado drásticamente para tener que reducir el salario de los trabajadores después de haber sufrido ya un expediente de regulación de empleo (ERE) .

Los tripulantes siguen los pasos de los pilotos

Ante las continuas tensiones y desacuerdos entre la dirección y la plantilla, los pilotos decidieron recurrir al Servicio Interconfederal de Mediación y Arbitraje (SIMA) para disminuir en la medida de lo posible el impacto de la rebaja salarial.

Finalmente se consiguió un preacuerdo de un recorte el 15% frente al 40% que inicialmente planteaba la compañía. Pero este preacuerdo todavía no es firme y tiene que someterse a votación entre todos los pilotos que el próximo 18 de diciembre deberán comunicar al SIMA su postura.

Tras los avances que consiguieron los pilotos, los tripulantes de cabina han seguido el mismo camino. Han acudido al SIMA para encontrar una alternativa más favorable a la rebaja del 15% de salario que ha puesto sobre la mesa la dirección de Air Nostrum. Por ahora, según apuntan fuentes de la compañía, las negociaciones siguen y no hay un acuerdo definitivo.

Desavenencias entre las partes

Los trabajadores se quejan de la falta de transparencia de la aerolínea y de que no hayan planteado una plan de viabilidad y de futuro. “Es poco leal pedir esfuerzos y no dar garantías de nada”, asegura Crespí.

El portavoz de Sepla señala que los trabajadores han solicitado información sobre el estado económico de la aerolínea pero que la compañía no quiere dar explicaciones. El adelgazamiento de las nóminas “no se ha justificado con nada ya que los niveles ocupación son altos desde la desaparición de Spanair, subrayan.

Además, Crespí critica que el dueño de Air Europa y presidente de Globalia, José Hidalgo, tiene aviones en su propiedad que alquila a la aerolínea. “Sospechamos que el acuerdo de alquiler es más alto de lo que debería ser”, explica.

Con todo, los pilotos sacan pecho de los esfuerzos realizados. “La facturación se ha mantenido con un 22% menos de pilotos y un 12% menos de aviones”, detalla Crespí. Por ello, piden a la compañía que no repercuta en sus sueldos todas las necesidades de ahorro.