Los viajes de negocios ponen rumbo a Asia y Latinoamérica

Los viajes de negocios ponen rumbo a Asia y Latinoamérica

El ‘business travel’ crece un 3% el pasado año por la apuesta en mercados emergentes, frente al retroceso dentro España, que registra una caída del 14% y llega a niveles de 2009

CRISTINA NAVEDA

28/04/2012 - 17:54h

Viajeros de negocios
Los viajes de negocios despegan. El business travel --palanca de crecimiento de las empresas-- resiste mejor el contexto económico y gana peso relativo respecto de los desplazamientos vacacionales en 2011.

Este segmento facturó 3.240 millones de euros durante el año pasado, lo que supone un aumento de hasta el 3% en comparación con el ejercicio anterior.

El crecimiento se debe a que las compañías han dirigido sus focus estratégicos hacia países emergentes, principalmente a Asia y Latinoamérica.

Mercado doméstico cae

“Se confirma que las empresas mantienen su intensidad viajera hacia los mercados internacionales de negocio, aunque el mercado español, menos maduro que el resto de los europeos, aún puede mejorar", así lo recoge el último estudio publicado por el grupo de agencias de viajes de empresa en España, Gebta.

Por su parte, los viajes de negocios dentro del mercado español retrocedieron a niveles de 2009, con una caída del 14,1% en el volumen de ventas.

Las salidas de las empresas hacia países europeos se estabilizaron e incluso crecieron moderadamente, al elevarse las ventas el 2,8%, pero bajar el 0,4% el número de billetes vendidos.

Crecimiento moderado

En cuanto a las perspectivas del primer trimestre de 2012 y previsiones para el resto del año, Gebta augura un crecimiento “moderado” o estable bajo la coyuntura actual, con una continua apuesta por Latinoamérica en detrimento del mercado español.

"Los viajes de negocios en España mantienen al incio del año la tendencia marcada ya en 2011, con un incremento entre el 2% y el 3%", matiza el presidente de Gebta, Michel Durrieu.

Los viajes corporativos suponen el 32% de los viajes totales que se producen en España, una cifra que ha ido en constante aumento desde 2010 cuando representaba el 29%, a costa de los viajes vacacionales.