Madrid y Barcelona, de nuevo en el punto de mira de Adelson

Madrid y Barcelona, de nuevo en el punto de mira de Adelson

El magnate insistirá en la amplicación de su red de casinos en Europa

Juan Carlos Martínez

Madrid

26/12/2013 - 22:32h

El magnate de los casinos, Sheldon Adelson
Ante la falta de financiación para obtener los 6.000 millones de euros necesarios con los que tirar hacia adelante con la primera fase del proyecto Eurovegas, Sheldon Adelson, el propietario de Las Vegas Sands, forzó un aparente desacuerdo con el Gobierno de España, en base a inasumibles beneficios fiscales, para poner punto y final al polémico proyecto.

Pero el estadounidense no renuncia a ampliar su red de casinos en Europa. Incluso en Madrid o Barcelona. Las dos ciudades españolas, junto a Roma, Milán, Atenas o París, han sido citadas por el judío de origen lituano, como emplazamientos ideales, por sus infraestructuras, para, en un plazo de cinco a diez años, montar centros turísticos integrados con casinos incluidos.

Un producto alternativo, menos ambicioso que los grandes recintos de Las Vegas, Macao o Singapur, pero de igual rentabilidad si la red es lo suficientemente amplia. Declaración sorprendente la del magnate del juego, la realizada tras celebrar el pasado ‘Shabat’ en Tel Aviv momentos antes de inaugurar la Adelson School of Entrepreneurship en la universidad privada de Herzliya, tan solo una semana después de dar carpetazo definitivo al proyecto de Eurovegas, en la localidad madrileña de Alcorcón.
 
 
Aunque la crisis se deja sentir, en 2012 fueron 1.490 los millones de euros jugados en los casinos en España
 
La figura jurídica en la que está pensando Adelson es la que, envuelta en un lazo, le había preparado la Comunidad de Madrid. Esos Centros Integrados de Desarrollo en los que se da solución a nuevos escenarios no contemplados por la normativa general vigente en materia de juego.

Bonificaciones en los impuestos por trabajador contratado o por la adquisición de material e inversiones para sus instalaciones, rebaja del 95% en el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y del impuesto del juego a un margen de entre el 10% y el 20%. Además, las empresas titulares de casinos de juego podrán conceder préstamos, créditos o cualquier otra modalidad de financiación a los jugadores, entrando en conflicto con la política de blanqueo de capitales.

Lo que sea en materia de desregulación del juego, sabedores nuestros políticos de que en España nos jugamos hasta las pestañas, haya o no haya. Según el estudio de Percepción Social del Juego de Azar en España, el 63,8% de los residentes de 18 a 75 años jugó regularmente a algún juego durante 2011 y el 88,8 por ciento ha jugado alguna vez.

Y aunque la crisis se deja sentir, en 2012 fueron 1.490 los millones de euros jugados en los casinos, según la Dirección General de Ordenación del Juego, 1.000 millones que en 2007. Cataluña, con casi 400 millones, y Madrid, con 300, fueron las comunidades autónomas donde más dinero se jugó.
 
 
Los casinos de Torrelodones y de Aranjuez no dudaron en elegir espacios situados en el centro de Madrid
 
Además de esos Centros de Desarrollo Integrado, la Ley de Medidas Fiscales y Administrativas de 2012 –el marco legislativo con el que cada año la Comunidad de Madrid modifica de un plumazo las leyes para acomodar la actividad de la iniciativa privada– incorporó la posibilidad de que las empresas con casinos ya existentes montaran salas apéndice en el municipio que quisieran.

Y, claro, las dos empresas al frente de los casinos de Torrelodones y de Aranjuez (Gran Casino Madrid y Comar, el grupo que dirige el gallego José Collado Mato, respectivamente) no dudaron en elegir espacios estratégicamente situados en el centro de Madrid, en plena plaza de Colón y en la calle de Alcalá, junto a la puerta del Sol. Curiosamente, las aperturas de estos casinos –que vuelven a la capital 91 año después– ha coincidido con la espantada de Adelson de Alcorcón.

Siete años de trabajo

La renuncia del empresario estadounidense ha supuesto que Andrew Tottenham, el consultor británico en el que Adelson sigue confiando para la expansión del negocio en Europa, haya dejado el despacho que la familia Hachuel le había facilitado en Madrid para instalarse definitivamente en Londres. Pero podría volver en cualquier momento. Sería el cuarto proyecto de juego en el que Tottenham se embarcaría en España tras los tres fallidos en Zaragoza, Ciudad Real y Alcorcón.

Tras siete años de negociaciones, Adelson se ha dejado en el empeño algo más de 20 millones de euros. Básicamente en el montaje económico-financiero, estudios de viabilidad, comunicación corporativa y otros asuntos previos.

Belén Garrigues Calderón, de TMF Spain –con oficinas en la calle de Ayala, en Madrid, y en la de Aribau, en Barcelona–, y dos abogados de Garrigues, Renata Mendaña y Jaime Bragado, eran –lo siguen siendo según figura en el Registro Mercantil– las cabezas visibles de la sociedad Desarrollo de Suelo en Europa, filial de la holandesa Europa Land Development Intermediate BV, que fue constituida el 12 de agosto de 2011 para dar cobertura legal al complejo de Eurovegas.