Montoro envía a sus hombres de negro a bodas y comuniones

Montoro envía a sus hombres de negro a bodas y comuniones

Hacienda reclama facturas para inspeccionar hoteles, restaurantes y agencias de viajes

Las celebraciones familiares son el nuevo objetivo de Hacienda. El ministro Cristóbal Montoro (PP) ha pedido a la Agencia Tributaria que organice inspecciones para detectar el dinero negro con el que –según el Gobierno— se han saldado los gastos de bodas, bautizos y comuniones.

Los inspectores requieren a las parejas de recién casados las facturas del enlace. Cotejan los pagos entregados a restaurantes, hoteles, agencias de viajes y otros negocios que habitualmente participan en la organización de este tipo de celebraciones. El objetivo último, por tanto, más que los novios es escudriñar en las cuentas de los empresarios.
 
 
El objetivo último más que los novios son las cuentas de los empresarios
 
Las parejas que se nieguen a entregar la documentación requerida por Hacienda o no la presenten en tiempo y forma se exponen a sanciones de hasta 600 euros, avanzó El Confidencial Digital. Las inspecciones en este ámbito se intensificarán con la llegada de la temporada alta, a partir de la próxima Semana Santa.

Que los hombres de negro de Montoro husmeen en fiestas privadas es la segunda fase del plan para aflorar el dinero opaco atado a celebraciones de todo tipo. La campaña empezó con la inspección in situ de la Feria de Abril y se ha prolongado todo el verano en distintas localidades turísticas españolas que, coincidiendo con la temporada alta, celebran las fiestas patronales.
 
 
La campaña empezó con la inspección in situ de la Feria de Abril
 
El Gobierno está convencido de que desde que subió el IVA, hace poco más de un año, estas actividades se han sumergido con más intensidad en la economía ilegal. En una entrevista publicada por El País, el responsable de Hacienda promete bajar los impuestos cuando haya margen para ello.

El IVA tiene, sin embargo, pocos visos para una reducción, aunque descarta subidas del tipo reducido que grava al turismo. “Vamos a redefinir el IRPF. No es una cuestión de recargo. Es una cuestión de que vamos a cambiar la estructura del IRPF en total. Esa modificación supondrá una reducción respecto de 2012, pero en términos equitativos”, señaló al mismo diario.