Orizonia, condenada al concurso de acreedores

Orizonia, condenada al concurso de acreedores

La banca y los fondos de inversión forzarán el proceso para recuperar 575 millones

Orizonia, el grupo presidido por Fernando Conte, espera que 11 bancos y 18 fondos de inversión decidan este lunes sobre el futuro de la compañía, que pasaría por el concurso de acreedores. Mientras tanto, 5.000 empleados contienen la respiración dadas las dificultades que tiene la antigua filial de Iberostar para pagar las nóminas de noviembre.

La única posibilidad para que Orizonia no termine con sus libros en el juzgado es que el principal accionista, The Carlyle Group, inyecte la suficiente tesorería como para garantizar vencimientos y gastos corrientes. Sería la segunda operación similar en menos de siete días. El fondo estadounidense dispuso tres millones con urgencia que se destinaron a proveedores y bancos “para asegurar la continuidad de la empresa”, según explicó Conte a los empleados el mismo día que les anunciaba el retraso de los sueldos hasta el 5 de diciembre.

La deuda total

En el comunicado interno, el presidente del grupo turístico español pedía tiempo para cerrar la operación con Barceló, que presentó una oferta de 60 millones por Orizonia. La inyección urgente de tesorería perseguía el mismo fin. Sin embargo, la ruptura de las negociaciones con Simón Pedro Barceló, decidida en consejo de administración el jueves, habría condenado a Orizonia al proceso concursal, único mecanismo alternativo para arbitrar un pasivo de prácticamente 700 millones de euros, según el parecer mayoritario de las 30 entidades, contando a bancos y fondos de inversión, que prestaron dinero al conglomerado.

Que Conte y Carlyle decidieran dar portazo a Barceló ha descolocado a los acreedores, que ya consideraban recurrir al juez. La deuda financiera es de 574,8 millones, mientras que la correspondiente a crédito comercial alcanza los 69,2 millones. A la lista cabe añadir 79 millones más contraídos con empresas del mismo grupo. El concurso podría elevar esa cantidad total al contemplar las minusvalías generadas por la pérdida de valor de los activos. La precariedad de Orizonia se mide también en su fondo de maniobra, es decir, en los recursos inmediatos de la empresa para hacer frente a compromisos corrientes: -47,7 millones de euros. Según los últimos resultados de la sociedad holding, Orizonia perdió 19,2 millones de euros.

‘Pool’ bancario


El 17% de la deuda financiera (97,7 millones) está en manos de bancos españoles, el resto se ha subrogado en entidades internacionales. Bankia, BBVA y Santander se cuentan entre los mayores acreedores del país, aunque ocho bancos menores se reparten 29,3 millones. El resto de los créditos, hasta sumar los 574,8 millones, se vendieron al mercado secundario en operaciones asesoradas por la oficina luxemburguesa de The Carlyle Group, siendo Société Générale el banco más expuesto en el pool internacional. Junto al fondo ICG asume 145 millones en riesgo.