¿Qué hace la Agencia Espacial Europea en un viñedo?

¿Qué hace la Agencia Espacial Europea en un viñedo?

El Grupo Freixenet aplicó una tecnología desarrollada por los astronautas europeos a la producción de cava

Cristina Farrés

08/10/2012 - 00:00h

Sonda de la Agencia Espacial Europea en el laboratorio de las cavas Freixenet
¿Puede un programa espacial destinado a buscar vida en otros planetas tener una aplicación empresarial? Las cavas de Sant Sadurní d'Anoia (Barcelona) del Grupo Freixenet son un ejemplo que la colaboración no tiene barreras: han conseguido aplicar una tecnología del programa Melissa al proceso de producción del cava.

La aventura empezó hace una década. El enólogo del grupo, Josep Buján, acudió a una reunión de patentes en la que descubrió una sonda electrónica desarrollada por la compañía NTE-Sender. Era una de las piezas que la Agencia Espacial Europea (AEE) usaba en el Melissa para buscar microorganismos en Marte. “Pensé que serviría para saber cuánta levadura viva había en los tanques”, explica Buján.

Implementación en la cava

La levadura se usa para dar sabor a los espumosos. En Freixenet la producen ellos mismos a partir de la piel de la uva, el proceso en el que introducen la tecnología espacial. Para fabricar levadura usan unos grandes tanques en los que fermenta la piel de la uva, un proceso en el que algunos microorganismos viven y otros mueren. Es clave saber el porcentaje para modificar el proceso, ya que existen muchas clases de levaduras que darán un sabor u otro al producto final.

“Antes teníamos que desplazarnos hasta nuestros laboratorios con una muestra para analizar”, comenta el enólogo. La sonda les permite controlar al minuto el proceso y poder jugar con los ingredientes necesarios para conseguir el resultado final que les sea más ventajoso.

Patente


La colaboración con la AEE no fue un plato fácil de digerir para todo el mundo en la compañía. Buján recuerda cómo el ahora presidente honorífico del grupo, Josep Ferrer (87 años), se quedó “perplejo” al contarle sus planes. Aunque al final decidió confiar con el enólogo y aplicar la tecnología en el proceso de elaboración del cava.

En los últimos años, además, han decidido abrir la patente para que otras empresas puedan usar la misma tecnología. El primero en sumarse al carro ha sido el grupo cervecero Damm.