Robuchon, el cocinero con más estrellas del mundo: "Los españoles no saben venderse"

Robuchon, el cocinero con más estrellas del mundo: "Los españoles no saben venderse"

El mítico chef francés, creador de L'Atelier, considera que el futuro de España está en "la cocina de tapas"

Redacción

04/02/2015 - 17:08h

Jöel Robuchón en el Madrid Fusión

Apartado de los fogones desde 1990, Jöel Robuchon sigue siendo un mito. El creador de l'Atelier, el cocinero con más estrellas Michelín del mundo --hasta 28-- ha demostrado en su paso por Madrid Fusión que no es de los que se muerde la lengua.

El chef ha asegurado este miércoles que "los españoles no saben venderse". Así de rotundo se mostró cuando le preguntaron por la alta cocina en España, reconocida internacionalmente a través de sus actores más populares, de Ferrán Adrià a Santi Santamaría, pasando por Martín Berasategui.

El cocinero francés reconoció su labor, especialmente la de Adrià, a quién había emplazado hace unos años como su sucesor. Pero Robuchon matiza que, aunque se hable en todo el planeta de la alta cocina española, la que tiene "futuro" es la de tapas.

No duda sobre el nivel de los fogones nacionales. Más bien al contrario. Elogió el trabajo de Adrià para dar fama a la cocina española, también el de Martín Berasategui, Juan Mari Arzak y Santi Santamaría, mientras que de los chefs más jóvenes ha destacado a Dani García y Quique Dacosta.

Pero después del amor, llegaba el matiz: "El éxito de la cocina española en el mundo en el futuro será la cocina de tapas", zanjó.

¿Secretos para triunfar? No hay fórmula mágica

Robuchon conoce muy bien la cocina española. No sólo por haber trabajado con Adrià, sino también porque tiene su residencia veraniega en Calpe (Alicante). El chef valora sobre todo los "productos de calidad excepcional" en los que ha cimentado su fama y la forma de disfrutar la comida: "En España tienes ganas de comer siempre porque siempre hay sitios abiertos".

Amante reconocido de la paella del restaurante Paco Gadía, de la localidad alicantina de Pinoso; de las fiestas de los pueblos y de los "toros en la calle", Robuchon dice que no hay una fórmula mágica para el éxito y que el suyo se ha basado en "alto nivel de excelencia, exigencia y un equipo competente", en el que hay varios españoles.

En todo caso, aboga por anteponer el producto a la técnica y rechaza los aditivos sintéticos de la cocina molecular, porque prefiere "la asociación de productos buenos para la salud". Para Robuchón, el futuro es "la cocina del bienestar". Bueno para España y sus "excelentes" productos.