Transhotel reconoce a la plantilla que la situación ha empeorado

Transhotel reconoce a la plantilla que la situación ha empeorado

Los hermanos De la Cruz se mantienen firmes con la idea del plan de viabilidad

Gabriel Trindade

Barcelona

09/10/2014 - 18:59h

Los hermanos De la Cruz
Transhotel empieza a sufrir los síntomas de una crisis mayor. Los intentos por tranquilizar al sector por parte de la dirección del grupo tras anunciar la entrada en preconcurso de acreedores no han sido efectivos. La compañía ha reconocido en una reunión con representantes de los trabajadores que en las últimas horas han aumentado el número de cancelaciones de reservas. Además, los proveedores han empezado a apretar.

Los hermanos De la Cruz tienen intención de sacar adelante el negocio familiar. Así lo expresó Anselmo, el socio mayoritario y presidente del grupo el miércoles en una misiva a sus colaboradores. La declaración de intenciones del mayor de los hermanos sorprendió, sobre todo porque hasta hace poco se había apartado de la primera línea de la gestión. Además, fuentes del mercado señalan que era el principal interesado en vender su participación, que representa el 60% del total.

Los sindicatos han pedido a la dirección que no deje para último minuto la declaración del concurso de acreedores. Manifiestan que, si se escoge seguir adelante con el grupo con un plan de viabilidad, éste se debe presentar cuanto antes. Ambas partes se han emplazado a un nuevo encuentro la semana que viene.

Transhotel se declaró en preconcurso de acreedores a principios de esta semana. La firma se ha visto ahogada con los pagos a proveedores. Fuentes del mercado indican que la deuda asciende a 50 millones de euros, de los que 30 corresponden a proveedores y el resto a bancos. La situación encendió todas las alarmas del sector ante la posibilidad de una nueva quiebra de una empresa de peso.

Representantes de asociaciones de agencias de viaje han pedido que se mantenga la calma con tal de evitar un efecto dominó que acabaría por sepultar al grupo. Es el máximo temor que existe en la compañía.