Túnez no quiere ser Lloret de Mar

Túnez no quiere ser Lloret de Mar

El país magrebí rechaza convertirse en un punto de referencia del turismo 'low cost' y mantiene precios en sus ofertas

Una comerciante en Túnez
La recuperación del turismo es una prioridad para Túnez pero no a toda costa. Pese al brutal descenso que experimentó el sector durante el año pasado por la revolución que derrocó al dictador Ben Alí, las políticas de fomento para su recuperación no pasan por rebajar los precios.

"El turismo es para nosotros una parte muy importante de nuestra economía pero atraer el sector low cost no es el camino adecuado", explican fuentes de la Oficina Nacional de Turismo de Túnez en España y Portugal. "Tenemos que reposicionarnos en calidad", afirman.

Menos turistas

El año 2010, siete millones de extranjeros visitaron este pequeño país del Magreb. Tras el levantamiento que extendió la primavera árabe por todo el Mediterráneo, el número de visitantes foráneos se redujo hasta los 4,8 millones, lo que significa un 30% menos. Se trata de un golpe a su economía ya que el turismo representa el 7% del PIB del país y genera 450.000 puestos de trabajo directos. Además, hay que tener en cuenta que el sector servicios tiene un fuerte peso en Túnez (el 40% del PIB) y éste también está afectado por la menor llegada de extranjeros

"Este año esperamos recuperar buena parte de nuestro peso en el mercado. Aunque la situación es compleja, hay previsiones optimistas", afirman. En este sentido, fuentes de la oficina de turismo indican que ahora habrá que recuperar espacio ante países que compiten directamente con su oferta como Turquía o Croacia.

El turista español

La revolución tunecina inquietó mucho al turista español. En 2010, 100.000 personas decidieron visitar el país. Sin embargo, en 2011, esta cifra se redujo drásticamente hasta los 25.000. “Fue un duro golpe y ahora debemos volver a atraer toda esa gente con un presupuesto inferior”, afirman.

"Mantendremos los paquetes promocionales que hacen los tour-operadores pero sólo como reclamo. El grueso de los extranjeros que vendrán este año lo harán con los precios de temporada alta", afirma. Las ofertas para viajar a Túnez suelen rondar los 300 euros la semana mientras que en temporada alta esos viajes suben hasta los 700 euros.

Desde la Oficina Nacional de Turismo de Túnez, se explica que ya se han restablecido todos los enlaces aéreos que se perdieron durante el año pasado e incluso se han incrementado. Sin ir más lejos, este jueves Tunisair ha incorporado dos nuevos vuelos desde Madrid para la temporada de verano. Con estas frecuencias adicionales y comparado con las ofrecidas durante el verano de 2011, la aerolínea casi duplicará su capacidad desde la capital española.