Un lago artificial estrenará el ‘wakeboard cable’ en Barcelona

Un lago artificial estrenará el ‘wakeboard cable’ en Barcelona

El ayuntamiento de Montgat desecha un proyecto inmobiliario junto a la estación de tren para construir un lago artificial. La instalación, de 200 metros y con obstáculos, simulará la experiencia del esquí acuático

David Placer

26/05/2012 - 20:00h

El ayuntamiento de Montgat ha dado luz verde a la construcción de un lago artificial junto a la estación de tren para abrir un parque de wakeboard cable, una modalidad que simula el esquí acuático en una instalación donde los usuarios hacen acrobacias y saltan rampas y obstáculos.

El deporte, en auge en varias ciudades europeas, ya se ha abierto camino en algunos complejos de Benidorm y Formentera, pero los promotores del nuevo proyecto, empresarios del sector de la hostelería de Barcelona, prometen la instalación más grande de España.

El plan para construir la balsa de agua, de unos 200 metros de largo, ya tiene la aprobación del ayuntamiento de Montgat, según explicó el empresario Rafael Viar, que calcula una inversión cercana a los 800.000 euros. Viar ha llegado a un acuerdo económico con el ayuntamiento para alquilar unos terrenos sin uso durante los próximos cinco años.

El ayuntamiento de Montgat no ha querido dar detalles del futuro parque y mantiene un completo hermetismo sobre el proyecto. Sobre los terrenos estaba previsto un complejo inmobiliario que el gobierno local ha paralizado por la crisis.

Financiación privada


Los empresarios han iniciado contactos con marcas deportivas y de bebidas para obtener parte de la financiación. Los encargados del futuro parque se han comprometido a la construcción de los accesos, el párking y también han diseñado programas para colaborar con los colegios de la zona. “La construcción es rápida. Es posible que comencemos en verano, pero estamos esperando los permisos del ayuntamiento para que las excavadoras puedan entrar al terreno”, explica Viar.

El wakeboard cable es una actividad deportiva que se practica en lugares cerrados y que simula el esquí acuático que se practica en el mar. Los usuarios son impulsados con una cuerda que los mueve a través de una grúa y experimentan una sensación similar a la del snowboarding.